Un maldito le disparó y perdió su pico. Pero 3 días después un niño de 6 años la encontró y…


Hay ocasiones donde la codicia del hombre no conoce límites y en su afán de probar su superioridad en el reino animal comete actos de increíble crueldad. Sin embargo, también existen aquellos que logran restaurar un poco de fe en la humanidad. Tal es el caso de esta águila blanca que perdió el pico después de que un cazador le disparara ilegalmente.



Este tipo de sucesos son comunes ya que hay personas que se dedican a robar los nidos de estos animales, matan a la madre para venderla como trofeo y después trafican las crías en el mercado negro. Esta águila sobrevivió pero perdió casi en su totalidad la parte superior del pico. Sin él, probablemente hubiera muerto de hambre.



Después de 3 días el ave fue encontrada moribunda cerca de un lago en Alaska, por fortuna Richard, un niño de solo 6 años la encontró. En un inicio el padre insistió para que el niño dejara morir al ave en paz, pero el pequeño quiso hacer todo lo posible para mantenerla viva. finalmente convenció a su padre para llevarla a donde podía recibir ayuda.

Así que contactaron a una organización dedicada a la conservación de aves de rapiña llamada “Birds Of Prey Northwest” (Aves de Rapiña del Noroeste), quienes la llevaron a un centro especializado para rehabilitarla. Ahí, fue alimentada por un tubo hasta que comenzó a recuperarse, pero su pico estaba tan dañado que era imposible que volviera a crecer por sí mismo.


Los rescatistas pensaron que la mejor opción era simplemente dormir al animal, ya que de esta forma dejaría de sufrir. Fue entonces que un ingeniero mecánico llamado Nate Calvin tuvo una idea brillante: construir un pico artificial utilizando una impresora 3D.  Usando tecnología de punta, escanearon el resto del pico del águila, a la cual apodaron “Beauty” (Bella en inglés), y así crearon un modelo en la computadora para poder hacer la prótesis. 


Utilizando un polímero de nylon y una base de titanio, lograron colocarle el pico a este animal. Sin embargo, la primera vez no funcionó y ya habían gastado miles de dólares, por lo que tuvieron que improvisar una solución en el momento. Luego de otro intento el implante fue un éxito, Beauty estaba completa de nuevo.


Tristemente, el haber vivido tanto tiempo con el equipo de rescatistas no le permitiría regresar a vivir en la naturaleza. El implante le permitía comer y asearse pero no era completamente fijo, debían hacerse ajustes periódicamente. El águila debió quedarse en la reserva, pero afortunadamente se adaptó muy bien a su nuevo estilo de vida.

Si no puedes ver el VIDEO dale click AQUÍ



Esta es tan sólo una pequeña prueba de lo que podemos hacer con la tecnología. No sólo podemos ayudar a especies animales que lo requieran, si no que podríamos beneficiar también personas que necesiten prótesis.


Comparte esta linda historia de supervivencia, tal vez puedas inspirar a alguien a ayudar más animales que lo necesiten.

Recomendados
Recomendados