Las 15 posiciones más difíciles pero muy ricas que debes tratar antes de morir


¿Qué tal te va con el Kamasutra? Si eres de los que no salen de la posición del misionero por miedo a lastimarte, esta nota es para ti. Hay posiciones que de plano parece que son sólo para profesionales, personas que tienen más elasticidad que tus chicles preferidos. Pero recuerda: la práctica hace al maestro, así que no pierdes nada con intentarlo. Créeme, si eres capaz de cumplir alguna de las siguientes posturas automáticamente te declaras un maestro en la cama. 



Sinceramente, ¿cuál es la posición más extrema que te has aventado? Bueno, las precauciones que tomaste para esa no son nada con las que necesitarás para las de la siguiente lista; si las intentas es bajo tu propio riesgo:



1. Perrito invertido.


Excelente posición para probar tu flexibilidad. La chica se coloca de espaldas y apoya las manos en las piernas del hombre; él la toma de los pies para mantener el equilibrio. ¿Fácil, no? 

2. Chimpancé.


Si quieres tener una buena noche y aparte estirar los músculos, no hay nada mejor que esta posición. El chico tiene que doblar las piernas hasta sentir las rodillas en el pecho y la chica se coloca encima, con las piernas entreabiertas y la espalda derecha. 

3. La carretilla


Esta posición es trabajo de los dos: el chico debe separar unos centímetros sus pies y tomar a la mujer por los muslos; ella debe poner fuerza en los brazos para que sea un éxito. 

4. La tijereta.


Se puede hacer tanto en la mesa como en la cama. La chica se acuesta, el hombre se queda de pie y la toma de los tobillos. Durante el acto, él le abre y cierra las piernas. 

5. La mantis religiosa.


Es de las posiciones más complicadas del Kamasutra, pero permite que los dos gocen de forma impresionante. El chico se coloca de rodillas y después sube una pierna sobre la de su compañera; durante el acto ella abre las piernas lo más que pueda y él se las sujeta. 

6. El columpio.


El chico se mantiene de pie y la chica se coloca al borde de la mesa o de una barra, dobla las piernas de tal manera que sus tobillos lleguen a los hombros de él, que la sostiene por los muslos y la cintura, mientras ella lo toma del cuello.

7. El helicóptero


Digamos que esta posición es algo así como prima de las del misionero, pero al revés: la chica se acuesta de manera normal y abre las piernas para que el hombre se coloque boca abajo, como si fueran dos piezas uniéndose. 

8. Pierna arriba.


En serio, sólo que tu flexibilidad sea evidente puedes probar esta posición, o calienta unos minutos para no sufrir un desgarre. Los dos se ponen de pie y ella extiende la pierna hasta su cabeza; el hombre la abraza de la otra pierna y la cintura. Y listo, ¡que empiece la acción!

9. Puente.


¡Ahora sí, niñas, que se vea lo que aprendieron en las clases de ballet! Tienen que dejarse caer hacia atrás, apoyándose en los brazos, y levantar la pelvis lo más alto que puedan; el chico las sostiene de las caderas. 

10. Amazona.


El hombre se acuesta con las piernas hacia arriba y flexionadas, la mujer se coloca encima, en cuclillas. Luego entrelazan las piernas para que sus partes queden a la misma altura. 

11. Araña. 


Se colocan en la cama y estiran las piernas hasta entrelazarse con el otro. Con ayuda de los brazos se apoyan en el piso o la cama. A la hora de ¨hacerlo¨ tiene que ser suave, como un columpio: adelante y atrás. 

12. El gran puente. 


¿Te atreverías? El gran puente es crear un triángulo perfecto con ayuda de tu pareja: coloca dos sillas a los costados, hasta donde puedas abrir las piernas, y apoya tus manos en el respaldo. Tienes que confiar en tu pareja, pues él te tomará de la cintura si pierdes el equilibrio. 

13. El cangrejo. 


Se sientan frente a frente, con las piernas flexionadas, y las entrelazan en el cuerpo del otro. Con ayuda de sus manos se impulsan para quedar bien pegados durante el acto. La clave está en balancear el torso. 

14. Arco.


El hombre se coloca de rodillas y pone las palmas en el suelo o la cama, la chica se acuesta pero con ayuda de sus brazos sube las caderas. Ella lleva el control cada vez que eleva la pelvis. 

15. En cuclillas. 


Esta posición es para hombres valientes, capaces de soportar el peso de su chica en cuclillas. Lo único que tienen que hacer es mantener derecha la espalda, ella se coloca encima entrelazando las piernas y lo abraza por la espalda.

Y bien... ¿con cuál empiezas?

Recomendados
Recomendados