La policía escuchó ruidos en una maleta. Cuando la revisaron no podían creer lo que había



Si no puedes ver este video da click AQUÍ:



El mundo del tráfico de animales exóticos o en peligro de extinción va en aumento; se cree que el año pasado generó más de 2,200 millones de dólares.  Los traficantes de estos animales los venden para que la gente los tenga de mascotas, o para que les quiten la piel y se puedan hacer bonitos abrigos… En los países donde más habitan estos animales, hay una fuerte seguridad en los aeropuertos para revisar a fondo los equipajes y tratar de detener el tráfico; sin embargo, los delincuentes siempre inventan nuevas formas de burlar a las aduanas…

Las selvas de Indonesia son ricas en vida animal, y alberga muchas especies exóticas y en peligro de extinción; pero el aeropuerto de la ciudad es un paraíso para los traficantes, pues no cuenta con mucha seguridad, además de que los agentes aduanales tienen fama de ser de los más corruptos.




Son muy pocos los casos en que la aduana logra atrapar a los cazadores furtivos. Afortunadamente, este fue uno…


Los agentes se encontraban revisando el equipaje de una persona que se veía con actitud sospechosa: miraba para todos lados, sudaba, se tocaba mucho la cabeza y tenía los ojos como perdidos. Cuando lo empezaron a revisar, notaron que tenía una gran cantidad de botellas de plástico y escucharon que un ruido provenía de ellas. Al revisarlas, vieron que había algo adentro que tenía ojos, plumas y que estaba con vida…


Los cazadores furtivos llevaban 50 Cacatúas de Moño Amarillo o Galeritas, en una maleta. Su destino era venderlas en Europa y Estados Unidos. Se estima que el valor de cada Cacatúa supera los 1,000 dólares, por lo que el cargamento decomisado alcanzaba un valor superior al de los 50, 000 dólares.


Las cacatúas fueron metidas  a la botella, cortando la parte de abajo y luego volviéndola a pegar. Después las metieron en una maleta y buscaron la forma de subirse al avión con ellas… A las cacatúas grandes que no cabían, les cortaron las alas; mientras que a las demás, las deshidrataron y redujeron su tamaño con fuerza y presión de cintas y vendas… La peor de las torturas para un ejemplar tan bello.


Se cree que este método es el que más se usa para el contrabando de animales, por lo que la aduana ha reforzado su seguridad; sin embargo, la corrupción y las personas que quieren ganarse unos cuantos centavos más sin importar si sacrifican la vida de animales, hace que este crimen sea imposible de detener.
Recomendados
Recomendados