El peor crimen de la historia. Violaron a su hija y esposa en frente de él y después…


Hoy todo México está de luto. Hace apenas un par de días, una inocente familia sufrió uno de los crímenes más horribles y más despiadados, reflejo de lo violenta y perdida que está nuestra sociedad mexicana. 



Sin duda, México se ha convertido en uno de los países más violentos y sanguinarios que existen. El narcotráfico y la delincuencia en general, se han infiltrado en los gobiernos y es por eso que sólo 1 de cada 10 delitos es castigado. Esto ha provocado que los delincuentes sientan toda la confianza de cometer sus fechorías, pues en el peor de los casos, pagan un buen dinero a los policías corruptos e inmediatamente quedarán libres. 




Hace menos de 72 horas, una familia, viajaba a las 9 pm, por la carretera México-Puebla. 

Aproximadamente en el kilómetro 93 de esa autopista, el padre, Hilario Vázquez Pérez se orilló para poder orinar. Nunca se imaginó que esa decisión cambiaría su vida para siempre… 

Al poco tiempo, un grupo de 8 delincuentes llegó con la intención de robarles la camioneta Ford Ranger en la que viajaban. 

Al resistirse al asalto, el padre sufrió una golpiza por parte de los ladrones, fracturándole las clavículas, 4 costillas, un pulmón perforado y un ojo fuera de su cuenca orbital. 

Lamentablemente, los asaltantes no acabaron ahí. Frente al padre de familia, abusaron de su esposa y de su hija de 14 años de manera brutal, pero no siendo suficiente, asesinaron al bebé con dos tiros de arma de fuego. En tan sólo una hora la familia Hernández quedó destrozada. 

Después del asesinato y los abusos, los delincuentes les robaron la camioneta y dejaron a la familia en medio de la nada. 


Toda la familia tuvo que caminar cargando el cadáver del pequeño Elías, por más de 20 minutos, hasta llegar a la caseta de San Martín Texmelucan, donde fueron atendidos por autoridades municipales. 


Lo más lamentable del asunto es que los delincuentes escaparon sin ser identificados. Pese a que muchos choferes, camioneros y transportistas ya habían denunciado el peligro y la violencia que se vive en esa carretera, las autoridades poblanas insistieron en que la familia afectada estaba relacionada con el crimen organizado. Según el Ministerio Público se trató de un “asunto de cuentas”. 

Un crimen así no puede pasar desapercibido. Esperamos que las autoridades policiales pongan todo su empeño para encontrar y castigar a los culpables, pues lo peor que le puede suceder a esta nación en este momento es que un crimen como este quede impune. 

Nos dueles México…

Recomendados
Recomendados