Cuando se enteró lo que había pescado tuvo que huir de su pueblo y hoy es millonario


La suerte de este pescador de Omán cambió completamente cuando por azares del destino encontró algo repugnante, pero que lo convirtió en millonario. Khalid Al Sani se encontraba trabajando como de costumbre en el pequeño barco que su padre le había heredado cuando cumplió 18 años. Durante 20 años había dedicado su vida al mar, pero ese día algo curioso sucedió, una peste insoportable envolvía el ambiente y captó su atención, a pocos metros observó que algo asqueroso flotaba en el agua cerca de él, por lo que fue a ver qué era. Su vida estaba por cambiar completamente.



Se trataba del vómito de una ballena cachalote, algo que sorprendentemente es muy valioso, al grado de que ahora este humilde pescador tiene en su posesión 2.5 millones de euros. ¿Qué es lo que convierte a esta desagradable sustancia en algo tan valioso? Algo llamado ámbar gris.




El ámbar gris es usado como ingrediente en la elaboración de perfumes y para otros propósitos más esotéricos en zonas remotas del mundo. Tan sólo un gramo de este material puede llegar a valer 20 dólares en el mercado dependiendo de su calidad. La cantidad que encontró Khalid fue impresionante, pocas veces se había visto tanto ámbar gris en un sólo lugar. 


Luego de recolectarlo, lo llevó a casa donde lo empezó a secar con pequeños ventiladores. Su olor era realmente horrible, algo parecido a una fosa séptica, pero cuando la humedad desapareció,  la peste se esfumó y apareció un olor muy peculiar. Según expertos en la materia, el olor de este elemento es parecido al del tabaco, a iglesia antigua, a madera de sándalo, a marea, a tierra fresca, a algas a pleno sol y a nueces de Brasil.


El origen del ámbar gris se encuentra dentro de la ballena, ya que en su mayor parte consume grandes calamares (algunos pueden a llegar a pesar 250 kilos) y estos propician, en contadas ocasiones, la creación de este material. Los picos de los calamares no pueden ser digeridos por ninguno de los cuatro estómagos del cachalote, irritan y magullan su estómago y producen un exceso de bilis que ya se consideraría ámbar gris.


Este material es altamente valioso, pero pocas veces los pescadores logran encontrarlo, ya que generalmente se pierde en el mar y desaparece para siempre. El caso de Khalid Al Sani fue genuinamente un golpe de suerte.

¿Qué harías tú si encontraras esta sustancia en la playa?

Recomendados
Recomendados