16 Cosas absurdas que las mujeres solteras hacen. LIKE si eres soltera y feliz


‘‘Soy soltera y hago lo que quiero’’. Las chicas de hoy no se tiran al piso por no tener novio; si nadie cumple sus expectativas no les preocupa esperar y divertirse en lo que llega el indicado, aunque pasen años y parezca que terminarán cuidando mil gatos. Ya sabes lo que dicen: más vale solas que mal acompañadas. Pero ¿te has puesto a pensar que las cosas que haces son la causa de que ningún chico voltee a verte? 



Aunque no te preocupe que alguien conquiste tu corazoncito deberías bajarle dos rayitas a estas actividades o, en serio, te vas a quedar para vestir santos. 



1. No perdonas los ‘‘fines‘‘.


Pero si parece que te pica la casa los fines de semana... Usas el vestido más embarrado para llamar la atención y hasta los guardias de los antros ya te llaman por tu apodo. Créeme, esto asusta a los hombres. 

2. ¿Depilación? ¿Para qué?


Lógica de algunas mujeres: ‘‘si no me van usar, ¿para qué?’’ No quiero ni pensar cómo traen las piernas y ‘‘allá abajo’’ después de meses sin tener ‘‘acción’’. ¡No exageren! Aunque no lo creas, los chicos se dan cuenta de que los pelos se asoman por tus medias. 

3. Le entras con todo a la comida. 


¿Qué son unos cuantos kilos? No tienen que preocuparse por lucir espectaculares en lencería, y entonces vuelven un éxito el puesto de garnachas de la esquina. ¡Cuidado!, porque lo que empieza con unas simples llantitas puede terminar en un Rotoplás. 

4. La viajera que llevas dentro. 


¿Quieres un extranjero?, ¿por qué tantas ganas de recorrer el mundo? No está mal un viaje de vez en cuando, pero pon atención porque podrías perder al amor de tu vida por un vuelo. 

5. ¿Noches sin compromiso? 


Sí, entiendo lo de ‘‘soltera pero no sola’’. Puedes conseguirte a quién se te antoje para un buen revolcón en la cama, pero la pregunta es: ¿realmente eres feliz así?, ¿amaneciendo en una cama vacía y saliendo sola del hotel? 

6. Tienes amigos para regalar. 


Las chicas solteras son imán para el resto de los hombres. Ellos saben que pueden pasar el tiempo con alguien, divertirse y tal vez tener algo más que simples besos o abrazos, pero ¿qué crees?: te ven como uno de ellos y nada más. 

7. Feminista al ataque. 


¡De flojera! Ten cuidado de convertirte en la chica despechada y traicionada por la comunidad masculina, que lo único que hace es buscar la manera de menospreciarlos y decir ‘‘TODOS son iguales’’. Créeme, sólo quieren huir de ti. 

8. Te gusta coleccionar patanes. 


¿Te aburren los chicos buenos? Esos que son detallistas, amorosos y sólo tienen ojos para ti. Te desvives por el patán que se la pasa en los bares, se mete con un montón de chicas, pero tú pierdes el control con sólo tenerlo de frente. 

9. Espantas a los pretendientes. 


Ok, analicemos esto: acabas de conocer al chico y han salido un par de veces, pero ya empezaste con tu ‘‘¿en dónde estás?, ¿por qué no contestas?, ¿quién está contigo’’... ¡Por Dios! Y luego te preguntas por qué ya no te habla. 

10. Tu segundo nombre debería ser QUEJA. 


No importa qué tan de buenas te levantes, eres experta en ponerle pero a las cosas. Te quejas hasta de que tu vecina pintó de color naranja la entrada y, de verdad, la mala vibra te acompaña en cada paso. 

11. Quieres un esclavo, no un novio. 


A ver: una cosa es tener una relación, compartir experiencias, momentos y apoyarse. Y otra, muuuuy diferente, es que conviertas a tus novios en esclavos; son tu choferes, proveedores, guía de turista… ¡lo que sea!, menos tus novios.

12. Tus berrinches son de otro nivel. 


Eres de las que por ningún motivo han dejado los berrinches en la infancia. Nadie te gana para conseguir lo que quieres: pataleas, haces gestos, lloras... ¡De verdad! Que alguien te grabe, para que veas lo mal que te ves. 

13. Controla al albañil que llevas dentro. 


Está bien, no tienes que ser princesa de un cuento, pero tampoco te vayas al nivel extremo de decir más groserías que los albañiles de la esquina, porque lo único que vas a lograr es que te den una palmada en la espalda, como al mecánico de la esquina. 

14. Llevas el drama en la sangre. 


¿Qué por qué estás sola? ¿No entiendes qué hiciste para merecer esto? ¿Todos los hombres te usan? ¿El amor es doloroso? ¡Basta! Esta es la realidad, no estás en una escena dramática. Sonríe y deja de exagerar todo lo que pasa; no eres la única en el mundo en esa situación. 

15. ¿Te comiste toda la cuadra? 


¡Ups! Cada quien hace de su cuerpo lo que se le antoja pero, como consejo, deberías de ser un poquito más discreta y variar en el menú. Digo, hay miles de hombres alrededor, ¿por qué elegirlos a todos del mismo lugar? Luego hasta se dan tips para llevarte a la cama... 

16. El teléfono y tú son uno mismo. 


Algo que molesta a los hombres es ver que no son lo suficientemente interesantes como para que la chica suelte el teléfono cuando está con ellos. De verdad, les hierve la sangre ver cómo ella sonríe frente a la pantalla. 

Y entonces, ¿quieres seguir soltera?

Recomendados
Recomendados