15 rituales africanos que hacen en su noche de bodas para probar que son vírgenes


La palabra matrimonio puede asustar a más de una pareja, pues lejos de buscar un compromiso “para toda la vida”, a cierta edad lo único que se quiere es experimentar el lado bueno del noviazgo. Sin embargo hay lugares en el continente africano dónde casarse es algo más que una elección. 

En algunas tribus el matrimonio es un pacto sagrado, la unión no sólo de dos personas sino de dos clanes distintos. Pero en muchas partes aún existen prácticas que humillan y exponen a las mujeres, ya que para esas culturas la virginidad de la futura esposa es algo que puede incluso costar la vida. 


A continuación presentaremos los rituales de matrimonio más extraños y escalofriantes que todavía se practican en el llamado ‘‘continente negro’’. Aunque algunos son inofensivos, otros pueden lastimar seriamente a las mujeres. 


1. Consumación del matrimonio en público


En el norte vive una etnia conocida como bereberes; para este pueblo es muy común llevar a cabo ceremonias de boda comunitarias. Se casan en grupos grandes, pero lo más sorprendente es lo que ocurre después de la ceremonia. Los recién casados van a una cámara comunitaria donde hay parejas experimentadas y se dedican a observarlas mientras lo hacen. 


Deben quedarse ahí 5 días, para aprender el “arte del amor físico” en comunidad. Finalmente regresan a casa con las sábanas manchadas de su primera noche, prueba de la pureza de su mujer. 

2. Probar la virginidad “a patadas” 


Los zulúes, en el sureste de África, tienen una peculiar manera de dar la bienvenida a la novia. Antes que ambas familias se unan, se realiza un extraño baile en el que la futura esposa es examinada por su propia madre para comprobar que es virgen. 


En plena danza y frente a los testigos, ella eleva una pierna frente a su mamá, y ésta debe comprobar su flexibilidad y observar, en unos cuantos segundos, si su “virtud” ha sido tocada.  

3. Secuestro de bodas 


En Namibia, al suroeste del continente, se sigue una peligrosa tradición: la novia es secuestrada por la familia de su futuro esposo y de esa manera comienzan los preparativos para la boda; ya vestida para la ceremonia debe visitar a su padre y decirle que ha sido aceptada por su familia política. 


Después la chica es untada con mantequilla de vaca, lo cual simboliza que será responsabilidad de su futuro marido, así como la aceptación de la nueva familia. 

4. Testigo de noche de bodas


Para las tribus africanas la virginidad es muy importante, para comprobar la pureza de la esposa. Los swahili consideran de rigor que el matrimonio se consume en la noche de bodas. Para asegurarse de que la novia obedezca los deseos físicos de su esposo sin poner resistencia, un familiar debe ser testigo del momento clave. Esta persona debe quedarse en la recámara toda la noche y a la mañana siguiente mostrar a los demás miembros un pedazo de sábana manchada con sangre, para comprobar que el matrimonio fue consumado con éxito.   

5. Boda improvisada


Existe otra cultura distinta, en la cual la novia es quien fija los términos de la boda, la cual es secreta o, mejor dicho, sorpresa. Los Shona -originarios de Zimbabwe- suelen dejar a la novia elegir el día en que se celebrará la boda, y toda la familia llega por la noche a la casa del futuro esposo para realizar la ceremonia. 


La madre del novio recibe a su nueva familia y quita el velo a la novia, lo que marca el comienzo del festejo, que dura toda la noche y el día siguiente.  

6. Ayudante en la noche de bodas


Esta es una de las tradiciones más extrañas, inapropiadas e incluso enfermas de Uganda. La tribu conocida como banyankole tiene una escalofriante manera de enseñar a la recién casada a complacer a su esposo. La noche de bodas la tía de la novia acompaña a la pareja a su habitación y ayuda dándoles instrucciones claras de cómo deben hacerlo, así se aseguran que el matrimonio se consume lo más pronto posible. Pero lo más raro aún, es que esta mujer experimentada puede “mostrar con el ejemplo” a su sobrina, por ello muchas veces termina en la cama junto con los recién casados.  

7. Enciende la vela si es virgen


La virginidad es muy importante en Túnez, para las familias del novio y de la novia. Por ello la noche de bodas los parientes deben esperar afuera de la casa a que tengan su momento de intimidad; el esposo debe encender una vela en su ventana una vez que haya terminado el acto y comprobado la castidad de su mujer. Este método también es utilizado para medir la virilidad del esposo, según el tiempo que demore en cumplir este ritual. De esa manera pueden comenzar los festejos.

8. No hay boda sin sangre


En Etiopía la virginidad se paga con sangre, e incluso consideran menos valiosas a las mujeres que no cumplen este requisito antes del matrimonio. 


En ese país los hombres dan una especie de regalo o dote a cambio de su futura esposa; pero si la noche de bodas su mujer no sangra, es considerada impura y la familia del novio puede “devolverla”, para recuperar lo que pagó por ella, así sea ganado, bienes materiales o dinero. 

9. Damas de honor y testigos


Las damas de honor en Marruecos tiene doble función: no solamente acompañan a la novia durante la ceremonia, sino que la preparan para consumar el matrimonio. Comprueban que es casta, y una vez que se aseguran de ello deben quedarse y ser testigos de la consumación del matrimonio. 

10. Boda a la fuerza


En Tanzania los matrimonios funcionan de manera muy distinta, ya que por lo general la novia desconoce a su futuro esposo. La preparan en una casa alejada y los testigos celebran en un lugar distinto. Durante el día el novio llega a donde está su mujer, paga la dote y se la lleva violentamente para consumar el matrimonio. 

11. Consumación del matrimonio al cuarto día


En Libia acostumbran celebrar las bodas 5 días pero los novios no pueden dormir juntos hasta el cuarto día, cuando lo hacen por primera vez. Antes de llegar a su habitación sufren bromas, burlas y humillaciones de sus familiares, quienes hacen escenas grotescas y extrañas sobre lo que harán en la recámara, para “aliviar los nervios” al momento del acto. 

12. Hacerlo un día antes


Para algunos habitantes de Zambia es importante que la mujer sea capaz de complacer a su esposo en la noche de bodas; la solución es dejarla un día antes para que lo haga con entrega. Los novios son instruidos en las artes del placer y después quedan solos en una recámara, para practicar hasta la mañana siguiente si es necesario. De esa manera se aseguran que todo marche a la perfección en la noche de bodas. 

13. Después del segundo hijo


En Namibia los novios no pueden pasar juntos la primera noche, deben esperar hasta la segunda después de la boda, para hacerlo y consumar su matrimonio. Pero de acuerdo con las costumbres de ese pueblo, y aunque se realicen los larguísimos preparativos de casi un año antes de la boda, el matrimonio no es considerado oficial hasta que la esposa dé a luz al segundo hijo, de lo contrario la unión será inválida.  

14. Con la cabeza afeitada


En Sudán se llevan a cabo las llamadas bodas Nuer. Primero se debe pagar una dote con ganado, la cual debe dar la familia del novio a la de su futura mujer. A partir de este acto la ceremonia se podría considerar oficial, sólo que para consumar el matrimonio la mujer debe afeitar completamente su cabeza y hacerlo con su marido en la noche de bodas. De lo contrario el matrimonio no es oficial. 

15. El pañuelo blanco


La obsesión con la pureza de la mujer ha llegado a límites inimaginables en Egipto, ya que para comprobarla es necesario que una partera haga el ‘‘trabajo sucio’’. Esta mujer usa un pañuelo blanco para quitar la castidad a la novia. La tela debe teñirse con la sangre de la desposada y es mostrada a todos los familiares del novio. 





Recomendados
Recomendados