Niña lo llevó a su casa pensando que era un gato. Su mamá tuvo que ser hospitalizada cuando lo vio


No cabe duda que aún hay gente de buen corazón que se preocupa por los animales, como esta pequeña gato, quien estaba destinada a morir, pero esta familia le dio una segunda oportunidad… 

En la Ciudad de Guadalajara, hay cientos de miles de animales en las calles, sobre todo perros y gatos. Muchas veces porque sus dueños ya no pueden cuidarlos o simplemente se han cansado de ellos, pero aún más cruelmente, abandonan a aquellos que sufren alguna enfermedad o tienen algún defecto físico.



Así fue cómo "Abi" fue cruelmente dejada en un callejón, padeciendo frío y hambre, estaba tan delgada que parecía un costal de huesos intentando caminar de un lado hacia otro con muchísima dificultad. Las noches eran heladas y los días tan peligrosos, que había perros que intentaban atacar a la pobre gatita indefensa, para alimentarse de ella. 

Una tarde en el vecindario, una niña de 11 años pasaba por los alrededores y escuchó un extraño ruido, parecía una explosión, pero al checar una caja de fusibles cercana al poste de electricidad, se dio cuenta que algo había provocado un cortocircuito, un olor muy fuerte a pelo quemado llamó la atención de la mujer y se preguntaba ¿Qué habrá provocado el accidente? 

Al asomarse al lugar del que provenía la peste, se dio cuenta de que había una criatura atorada entre algunos cables sueltos ¡Era Abi, la pobre gatita a la que habían abandonado! Había quedado atrapada cuando intentaba huir de esos depredadores. La niña se apiadó del indefenso animalito, que apenas y podía maullar, estaba completamente quemado de las patas delanteras, sus heridas eran tremendamente preocupantes. Con mucho cuidado, la pequeña tomó su bufanda y cubrió al felino para poder llevarlo a curar, pero al levantarlo se dio cuenta de algo impresionante: La gatita estaba en peor estado de salud de lo que se imaginaba. Sus piernas y patas delanteras estaban mutiladas. 



Sin pensarlo dos veces, la niña corrió con su madre llamada Angélica Fuentes para que juntas ayudaran a la gatita; sin embargo, cuando la mujer vio el estado de la gata, se desmayó de la impresión que le dio el tremendo sufrimiento que estaba pasando ese pobre animal. Las graves quemaduras de sus piernas se habían infectado, por lo que desprendían un olor terrible que terminó provocando un desmayo a la mujer. Afortunadamente, tanto la mujer como el gato fueron atendidos y al cabo de unas horas Angélica estaba en su casa, pero "Abi" debía ser operada de urgencia, pues si no se le amputaban las piernas, la infección llegaría a su cerebro, acabando con su vida de una manera muy lenta y dolorosa. 

Los médicos veterinarios se pusieron en acción y al cabo de algunas horas terminaron la operación la cuál fue todo un éxito. 



Después de 30 días de recuperacín, la gatita fue llevada a casa de la niña que la salvó, pues ella quería quedársela. Al principio su familia se mostró un poco incómoda con la presencia de Abi, pero poco a poco, se dieron cuenta que era como cualquier otra mascota cariñosa que disfrutaba estar siempre al lado de su familia. Sin duda el amor de esa bondadosa niña y los cuidados de su mamá hacia la gatita, rindieron frutos y en cuestión de meses, todas las heridas de Abi sanaron por completo, su pelaje volvió a crecer suave y saludable. 


Hoy, el pequeño gato de ahora 3 años de edad, pasea por toda la casa, e incluso ha aprendido a subir y bajar las escaleras del lugar, va y despierta a los más pequeños de la casa ¡Como cualquier otra mascota! Definitivamente es lo mejor que le ha pasado a esa familia. 


“Siento pena por la gente que no valora la vida de los animales, no saben de todo el amor que se están perdiendo, nosotros sentimos eso por Abi, es una gatita llena de amor, no importa como luzca por fuera, es una parte importante de nuestra familia”
Recomendados
Recomendados