Mira por qué tus hijos necesitan dormir contigo por lo menos hasta los 3 años. Urgente Compartir


Para educar a los pequeños de manera saludable es necesario enseñarles a seguir hábitos desde temprana edad, ya que esto les garantiza mayor estabilidad durante su crecimiento. Últimamente me ha llamado mucho la atención un estudio sobre la edad prudente para que el pequeño tenga su propio espacio para dormir, ya que hoy en día es muy usual que los padres dejen a sus bebés durmiendo solos en su cuna. Pero ¿qué tan correcto es este método? 

Sabemos que en el primer año de vida el pequeño aprenderá de manera sensorial y comenzará a desarrollar un apego saludable hacia los padres. Expertos en la materia, como la psicoterapeuta Margot Sunderland, recomiendan que los niños duerman con sus padres al menos durante los primeros 5 años de vida; en cambio el Dr. Nils Bergman sugiere que el tiempo ideal son 3 años.

A continuación les compartiré un poco sobre este tema que ha puesto de cabeza a algunos padres primerizos; quizá sea hora de dejar que nuestros pequeños aprendan nuevos hábitos de sueño. 


1.Los niños que duermen solos se estresan más


No se trata de un capricho de los niños menores de 5 años buscar la seguridad de los brazos de sus padres, es una necesidad que quieren subsanar en sus primeros años de vida.

De acuerdo con el investigador y pediatra Nils Bergman, los niños que duermen con sus padres se estresan menos que aquellos que lo hacen solos, y en el primer año de vida descansan mejor en el pecho de la madre o en brazos, pues esto evita que se disparen sus niveles de estrés. 

Quizá suene extraño que los pequeñitos sufran malestares de este tipo, pero el estrés puede ser causado por la angustia de la soledad y la separación del calor de los padres. Es necesario recordar que el bebé al salir de vientre exige el mismo contacto y protección que sentía dentro de la madre, por ello la separación a la hora de dormir debe ocurrir poco a poco.  

2.El desarrollo cerebral del bebé se puede ver afectado


Según el divulgador científico Eduardo Punset en su famoso e ilustrativo documental “El cerebro del bebé”, no proveer un ambiente adecuado para el pequeño puede generar un atraso en su desarrollo, y precisamente el estrés y la inseguridad lo afectan en forma negativa. 

Dormir solos o con sus padres también afecta su desarrollo cerebral, precisamente por lo que menciona el Dr, Punset. Esto además puede traducirse en problemas de comportamiento y de control de los impulsos y sentimientos en la edad adulta. Es importante el desarrollo de la inteligencia emocional desde temprana edad, pues ello garantiza el desarrollo mental óptimo de los hijos. 

3.El temor de ir a dormir solo


¿Por qué los niños no quieren ir a dormir solos? Cuando el pequeño va creciendo comienza a entender que la hora de dormir es un momento en el que debe separarse de sus hermanos, de sus padres, apagar las luces y dejar a un lado sus juguetes, lo cual da pie a muchos temores. Cuando duermen cerca de sus padres van comprendiendo que no hay nada que temer y poco a poco aprenderán que dormir solo no es algo malo. 

De esta manera va desarrollando buenos hábitos de sueño y cuando llegue el momento oportuno (aproximadamente entre los 3 y los 5 años) él mismo reclamará su independencia y su propio espacio para dormir. 

4.Los hijos deben dormir con sus padres por lo menos 3 años


Nils Bergman considera que en los primeros 3 años el menor debe dormir con sus padres, para evitarle estrés innecesario, y así puede sentirse protegido aunque, claro, siempre hay que extremar precauciones para que los pequeños no sufran algún accidente. 


Antes se pensaba que había relación entre la muerte repentina o “muerte de cuna” y el hecho de que los bebés durmieran en cama de sus padres, pero el Dr. Bergman niega esa teoría. No hay nada de qué preocuparse, siempre y cuando se tomen las medidas necesarias para proteger al bebé: 


●Se debe colocar al pequeño en una superficie firme y sin almohadas o cojines, para evitar la asfixia accidental. 

●No es necesario que duerma en un cojín o superficie alta. 

●De preferencia usar sábanas y colchas planas, no edredones gruesos o de plumas. 

●Si la madre tiene el cabello muy largo es preferible que lo recoja, para evitar estrangulamiento o que algún cabello se atore en la garganta del bebé. 

●Es mejor que el niño tenga su propio espacio al lado de la madre y no en medio de ambos. 

De esa manera podrán proteger a su hijo, darle amor, calor y seguridad, así como evitarle estrés innecesario. Todo el tiempo y los cuidados que le des hoy se traducirán en un sano desarrollo físico y emocional. 
Recomendados
Recomendados