Mira la importancia de una tía en la vida de los niños. LIKE si tienes una tía a la que amas


¿Y tú cuántos hijos vas a tener? Si hiciéramos una encuesta en este momento, seguro la mayoría contestaría que NO quiere tener hijos. Eso de imaginarse con una enorme barriga, cambiando pañales y soportando arranques de niños berrinchudos no emociona a cualquiera. Pero ¿quién se niega a cumplir el papel de tía? Es hermoso cuando disfrutas de esos pequeños demonios, y en cuanto empiezan a portarse mal regresarlos con sus papás. ¿A poco no? 



Para los niños las tías son aliadas que les cumplen los caprichos pero cuidando que estén bien, además de que les encanta consentirlos y llenarlos de amor. Ellas dan más besos y abrazos que regaños, son confidentes, les gusta saber por qué están enojados, qué los hace sentirse tristes... Y muchas veces son las primeras en saber sus secretos. 




El lazo que se crea entre tía y sobrino no se compara con ninguno, ni siquiera con el de los padres. Los niños no temen mostrarse tal como son, pues al final ellas siempre los comprenden. 


Las tías son sinónimo de libertad y aventura, alientan a los niños a que sean valientes y seguros, porque no están todo el tiempo cuidándolos para que no se vayan hacer un raspón, sino que les dan la mano para levantarse en cada caída. La combinación perfecta entre amor y protección disfrazada de amiga. 


Ellas aprovechan el poco tiempo que ven al niño y juegan sin parar. La ventaja es que conocen muy bien a los padres, así que saben cómo salirse con la suya en algunas situaciones y salvar al pequeño de un castigo. 


En fin, todo niño tiene esa tía favorita a la que no olvida, aquella que le leyó cuentos por la noche, la que se dejó pintar las uñas o que le dijo ¨sí puedes¨ cuando él se moría de miedo. 


Se vale reconocerlas, las tías también ¡son una bendición!

Recomendados
Recomendados