Mira el infierno que viven los albinos en África. Son el platillo más caro del mundo…


¿En dónde crees que se encuentre uno de los países más pobres del mundo? ¡África! y su nombre es Tanzania. 

Aunque no lo creas en este país aún aplican los rituales sanguinarios, brujería, prácticas espirituales y todo un conjunto de costumbres extrañas, que sólo hemos visto en historias de nuestros antepasados. 



Una de sus creencias tiene que ver nada menos que con los albinos, ¿los ubicas? ya sabes esas personas que lucen increíblemente blancas, debido a una mutación genética, carecen de color en los ojos, piel y cabello. Es decir, completamente opuestos al habitante promedio en África. 



Desafortunadamente hay un buen porcentaje de personas que nacen con esta mutación, lo que los convierte en una presa para el resto de la tribu, debido a que son considerados como seres malignos que sólo traen tragedias y muuuy mala suerte para el pueblo. 


Por eso se dedican a cazarlos como animales, en el momento que se dan cuenta que ha nacido uno, rondan las chozas con tal de esperar el momento indicado para atacar, no importa la herramienta desde cuchillos, machetes, cuerdas o cualquier instrumento que pueda dañarlos es bueno. Las familias adineradas son capaces de pagar altas cantidades con tal de tener partes del cuerpo de los albinos, son cocinadas para la venta. ¿Qué? 



Estas creencias han incrementado el tráfico de personas, inclusive llegan hacer amuletos con las partes humanas con el fin de atraer la buena suerte. La clase alta ha sido capaz de de pedir las partes para tener más poder económico, que crezcan sus negocios o hasta para ganar campañas electorales. Pero cuando pensabas que no podían hacer algo peor, resulta que ¡hasta los comen en suculentos platillos! 


Lamentablemente hay una enorme cantidad de niños que han sido mutilados y perseguidos desde su nacimiento, las autoridades están trabajando para que esto ya no se repita, pero con las prohibiciones las cosas han empeorado y los albinos ahora valen más dinero. 



¿Será que se le puede poner precio a la vida humana? Pues en Tanzania, la clase alta llega a pagar 3000 euros con tal de comer un platillo de pierna o brazo albino ¡qué miedo!, pero espera si eres de boca grande puedes hacer un banquete para tus amigos que incluya todo el cuerpo por ¡60 mil euros!. El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados explica que un pequeño no tiene porque pasar por la pesadilla de ser perseguido. 


Desde los inicios de esta problemática varias asociaciones activistas se han encargado de proteger a los albinos, pues de acuerdo a cifras desde el 2006 han desaparecido 71 personas albinas, 29 ataques y 10 han tenido consecuencias muy graves.


¿Qué es lo que necesita el mundo para abrir los ojos? ¡Basta! de creencias religiosas en donde sólo dejan ver su ignorancia y los más inocentes terminan pagando las consecuencias.
Recomendados
Recomendados