Mide 2 metros y NO puede dejar de crecer. Mira lo que hacen todos los días para que no muera


No queda duda de que el perro es el mejor amigo del hombre, sobre todo si lo tenemos desde pequeño. Aunque cuidar un cachorro es toda una aventura muchas veces puede ser algo complicado, en especial si se trata de un perro de raza grande.




Este fue el caso de Claire Stoneman, habitante de Leigh-on-Sea, Essex, quien al adoptar al gran danés Freddy y a su hermana Fleur, estaba consciente de que cuidarlos no sería fácil pero jamás imaginó lo que el destino le tenía preparado.



Y aunque es normal que un cachorro mientras crece haga ciertos destrozos en el hogar, Stoneman no podía creer que Freddy hubiera alcanzado una estatura de 2 metros con 28 centímetros en su primer año de vida, pero eso no fue todo... Debido a que aún era un cachorro, Freddy como la mayoría de los perros, comenzó a morder cualquier objeto que encontraba a su paso; 23 sillones tuvieron que ser destruidos para que satisficiera su afición.



“Al llegar a casa encontraba yo un mar de espuma. Pero es mi bebé y no puedo imaginar la vida sin él”, comentó Claire, quien ha convertido en prioridad a sus mascotas; incluso comparte con Freddy su cama tamaño ‘king’. 

Los gran danés son considerados perros gigantes, miden alrededor de un metro de altura y pesan 90 kilos, pero la estatura de Freddy es casi el doble de un perro de su raza e increíblemente, no puede dejar de crecer, por ello entró al Libro de Records Guiness como el perro más grande del mundo. 



Tener un perro gigante implica invertir en ciertas cosas para hacerlo feliz. En el caso de Freddy su dueña gasta más de 15,000 dólares al año, ya que a la mascota le gusta comer pollos asados enteros y pan tostado con mantequilla de maní. Además, como Freddy tiene 4 años y ya no le interesa cenar sillones, Claire sacrifica algunas horas de sueño para pasearlo lo más temprano posible y evitar que intimide a otros perros por su tamaño, o bien que quiera perseguir algo. Sin embargo, aunque a simple vista parece una aventura muy divertida, cuidar de Freddy no es una tarea fácil, pues debido a su gran tamaño y dimensiones, la salud del animalito se ha visto afectada, por lo que todos los días su dueña tiene que darle grandes dosis de calcio con la intensión de fortalecer sus huesos y mantenerlo fuera de peligro, de lo contrario, podría costarle la vida. 



Por su tamaño extraordinario, muchos rechazarían la tarea de cuidar a esta mascota que hace honor al nombre de su raza, pero Claire vive para hacer feliz a Freddy y a su hermana Fleur, publicando todas sus aventuras en su página de Facebook.


Haz clic aquí para ver más fotos de Freddy.

Recomendados
Recomendados