La escalofriante razón por qué los Mantis macho quieren ser devorados después del sexo


Cuando una mantis religiosa se reproduce es normal que el macho sea devorado por la hembra. Sin embargo, los motivos por los que esto sucede no son exactamente los que la ciencia creía; un nuevo estudio revela la verdadera razón por la que el macho “se sacrifica” después de terminar su trabajo.



Así es, el macho da su vida de manera voluntaria y no es simplemente que la hembra se deshaga de su compañero. Las razones van mucho más allá. ¿Por qué la hembra se come al macho después del acto de reproducción?


De acuerdo con un nuevo estudio, el macho es devorado no para dar más fuerza a la hembra o para que tenga “hijos fuertes”, pero sí va relacionado con la fertilidad. Al ser comido le da oportunidad de producir más huevos para que la especie se mantenga viva. ¿Cómo es esto posible?


En el estudio publicado por Proceeding of the Royal Society B decidieron investigar las razones de este tipo de ¨canibalismo¨. En la naturaleza las hembras se comen a los machos en el 13% de sus encuentros, y durante la temporada de apareamiento el número sube a 63%. ¿A qué se debe?


Dividieron en dos a un grupo de estos insectos hembras y comprobaron que pusieron más huevecillos las que se comieron al macho.

Los científicos separaron a los machos antes y notaron que éstos querían ser devorados para que la hembra dejara más huevos. 


Se debe a que los nutrientes que tiene en su cuerpo no pasan a la hembra en absoluto. Van a los huevecillos directamente y esto no sólo los hace más fuertes, sino que aumenta su número de manera considerable. 


Las hembras que no se comieron al macho tuvieron aproximadamente 31 huevecillos en promedio, y, las que sí lo hicieron dejaron un promedio de 88 cada una. Aunque falta más investigación al respecto, se determinó que esta es una forma en que los machos se sacrifican por sus hijos, para asegurarse de que “no les falte nada”.



Recomendados
Recomendados