En Estados Unidos se pudren las cosechas por ley antiinmigrantes. Trump ahora propone…


Recientemente el diario The Guardian dio a conocer la historia de un agricultor de Alabama, quien perdió más de 100 mil dólares en la cosecha de tomate del último año.



Sus pérdidas se deben a que los trabajadores hispanos huyeron de los campos de cultivo, luego de que entró en vigor una nueva ley de inmigración en el estado.

La familia de Brian Cash se ha dedicado a la siembra del tomate en la cima de la montaña Chandler durante muchos años, son más de 50 hectáreas que han sido utilizadas de generación en generación.

Año con año todos los agricultores contratan a cientos de hombres hispanos, dedicados exclusivamente a la siembra del tomate durante un periodo de cuatro meses.



Este año Brian contaba con 64 campesinos para la cosecha, pero todos se fueron cuando entró en vigor la Ley HB56 y actualmente no tiene a ninguno.

Debido a esta ley se convirtió en delito que alguien no porte sus documentos de migración, además los policías tienen la obligación de revisar a toda persona si sospechan que es indocumentada.

Esta nueva ley fue aprobada el pasado 28 de septiembre y en menos de 24 horas la mayoría de los campesinos ya habían huido, a Brian le quedaron solamente 11 empleados, pero con el paso de los día ellos también se fueron. Semanas después la Corte de Apelaciones de Atlanta modificó la ley y eliminó que fuera delito la falta de documentos de migración, pero la policía podía seguir deteniendo a quien fuera sospechoso de estar ilegalmente en los Estados Unidos.

Para Brian no solo fueron pérdidas económicas, asegura que lo más lamentable fue el perder a sus amigos.


“Muchas de estas personas son amigos y miembros de mi familia. Han trabajado por años conmigo, el líder de mis trabajadores tenía 17 años trabajando conmigo, el tiene la residencia legal y sus hijos nacieron aquí, pero el proceso de su ciudadanía podía tardar hasta 9 años, su esposa era ilegal y con la nueva ley se asustó tanto que prefirió irse”.

Para toda la familia de Brian resulta muy molesto que la gente diga que los latinos ilegales vienen a robarle el trabajo a los norteamericanos.

“Desde que esta horrible ley empezó se han acercado dos ciudadanos estadounidenses a pedirme trabajo y tuve que despedirlos el mismo día porque los sorprendí robándose dos canastas de tomate por cada una que piscaron y reportaron, la verdad deseamos que este problema quede resuelto muy pronto, de lo contrario cientos de familias dedicadas a este negocio se verán en la necesidad de abandonarlo”, señaló Brian.

La situación se ha convertido en una verdadera emergencia, razón por la que el presidente Donald Trump a propuesto que se aprueben visas de trabajo a personas indocumentadas, siempre y cuando se dediquen exclusivamente a la siembra y cosecha del tomate en el estado de Alabama. 
Recomendados
Recomendados