Durmió por años en la calle con su hijo y hoy es de los hombres más ricos del mundo. Mira cómo le hizo


Seguramente viste la exitosa película protagonizada por el actor Will Smith, “En Busca de la Felicidad”, sin lugar a dudas se trata de una historia que nos conmueve hasta las lágrimas, una verdadera lección de vida y un claro ejemplo de lo mucho que debemos esforzarnos para poder alcanzar lo que queremos.



Pero la mejor parte de esta cinta es que se realizó inspirada en una historia real.

Desde muy pequeño Chris Gardner pasó por muchas dificultades, fue obligado a vivir en hogares adoptivos porque su madre constantemente se metía en problemas legales y terminaba en la cárcel. Además, ella tenía una pareja que lo golpeaba.


Chris fue víctima de abuso por parte de su padrastro en repetidas ocasiones. Hasta que llegó a la adolescencia y cansado de ser abusado decidió ingresar a la Armada de los Estados Unidos, tiempo después comenzó a trabajar como asistente en un consultorio médico.


Encontró al amor de su vida y a los pocos meses resultó embarazada, lamentablemente su sueldo era muy bajo y esto significó un nuevo y mayor problema que los anteriores. Una mañana, cuando Chris caminaba rumbo al trabajo tuvo la oportunidad de conocer a un hombre que vestía de manera muy elegante y de inmediato le preguntó a qué se dedicaba.


La respuesta del hombre fue: “Corredor de bolsa”, fue precisamente ese momento en el que Chris entendió que debía luchar muy fuerte para encontrar el éxito”.

Desgraciadamente la suerte de este hombre seguía empeorando, fue encarcelado durante 10 días por no tener el suficiente dinero para pagar varias multas de tránsito, la peor parte fue que al salir de prisión su novia y su hijo lo habían abandonado, ella estaba cansada de la forma de vida tan miserable que llevaban juntos.


Chris estaba desesperado, lo había perdido todo, lo único que tenía era una entrevista con la que podía convertirse en corredor de bolsa. Así que se esforzó como nunca y logró quedarse con el puesto.


A los pocos días su novia regresó, pero solo para dejarle a su hijo, diciéndole que era su turno de cuidarlo. Chris vivía en una humilde pensión, en donde no se permitían niños pequeños.

No le quedó más remedio que abandonar el lugar, empezaron a dormir en refugios para indigentes. Chris se aseguraba en conseguir el dinero suficiente para poder pagar el jardín de niños y la leche de su hijo, pero muchas veces se quedaba sin comer, su situación era tan miserable que solo tenía dos trajes para poder ir a trabajar.


Fueron muchos años de sufrimiento, fueron muchas noches en las que el y su hijo tuvieron la urgencia de pasar la noche en baños públicos, estaciones de tren y terminales de autobús.

Por fortuna un sacerdote les permitió quedarse en un refugio para madres indigentes en lo que las cosas mejoraban.

Después de algunos meses de trabajo como corredor de bolsa Chris comenzó a ganar un poco de dinero, pudo pagar un departamento donde viviría con su pequeño hijo. Luego de seis años fundó su propia empresa y hoy es uno de los hombres más ricos del mundo, alguien que disfruta de compartir su historia con otras personas para motivarlos a luchar por lo que quieren.


Recomendados
Recomendados