Dijeron que su hijo moriría en 3 meses. Lo que hace todos los días para salvarlo te romperá el corazón


Situaciones extremas llevan a medidas extremas, y a veces no hay quien te eche la mano. Esta es la lección de un padre de familia que tomó una elección un tanto extraña pero con la mejor intención: salvar una vida.


La semana pasada el hombre vestido de oso fue visto en la plaza pública de Hafei, China, vendiendo “abrazos de oso” para pagar las deudas generadas por el tratamiento que su hijo debe tomar debido a una terrible enfermedad.

Su nombre es Feng Kai, y en 2015 su hijo de 1 año fue diagnosticado con leucemia. Los médicos dijeron que a pesar del tratamiento las probabilidades de que sobreviviera eran muy pocas, dijeron que habría de vivir máximo 3 meses. 


La familia de él y la de su esposa trataron de convencerlos de no internar al niño, ya que esto sólo les crearía una gran deuda y no podrían salvarlo. Lo mejor era darle un poco de calidad de vida y dejar que la naturaleza siguiera su curso.


Feng Kai decidió dejar su trabajo como mecánico para estar con su hijo el poco tiempo que le quedaba. Pasó días enteros junto a la cama de su pequeño.


Milagrosamente pasaban los meses y el niño seguía con vida, demostrando gran fortaleza y valentía. 

Pero luego de dos años de costosos tratamientos la deuda en el hospital creció hasta acumular 370,000 yuan (53,755.63 dólares). Para cubrir los gastos ha pedido prestado a todo el mundo, pero la cuenta sigue subiendo y el dinero no le alcanza.


La semana pasada el padre, de 25 años, compró un traje de oso y salió a las calles a vender cada abrazo por 10 yuan (2 dólares aproximadamente). En el cuello lleva un letrero que explica su situación.


Desafortunadamente muy pocos lo han apoyado. De acuerdo con Yitu News, en tres días reunió alrededor de 100 yuan, únicamente 7 personas lo abrazaron.


Un día de tratamiento de su hijo cuesta alrededor de 100 yuan, y a pesar de que las cosas no funcionan como esperaba, sigue luchando por mantener a su hijo vivo saliendo a las calles vestido de oso, tratando de tocar los corazones de todas las personas que lo ven.


Su historia captó la atención de medios de comunicación de China y del mundo. Tan sólo un día después de aparecer en pantalla la gente de esta pequeña ciudad donó 180,000 yuan para apoyarlo.


En China cientos de familias se han visto en esta situación: sin dinero para ayudar a sus familiares y con deudas en los hospitales. Feng Kai es de los pocos que han logrado apoyo, muchas personas se han visto obligadas a vender flores, sus pertenencias y, en casos más extremos, su cuerpo.


Recomendados
Recomendados