Cuando vieron lo que este Pitbull tenía en el cuello, 10 policías fueron a buscar al dueño para…


Si no puedes ver el video da click AQUÍ:



Cuando vieron lo que este Pitbull tenía en el cuello, 10 policías fueron a buscar al dueño para…

Dicen que los perros son el mejor amigo del hombre, y es verdad. Saben cuando estamos tristes, juegan con nosotros, nos dan amor y sobre todo nos llenan la vida de alegría. Entre todas la razas que existen los pitbulls son unos perritos que muchos consideran que son agresivos y deben estar siempre bajo control. Hay que recordar que estos animalitos también sienten, y si ellos atacan es por qué ellos fueron atacados con anterioridad. En realidad los Pitbull son muy juguetones, les encanta dar besos y tienen unos ojos hermosos que expresan todos sus sentimientos. 

Debido a la mala reputación que injustamente se les ha creado, muchas ocasiones estos perritos son víctimas de crueldad, sufriendo maltratos horribles que más de una vez terminan con consecuencias que no pueden revertirse. Esta vez, una hembrita de nombre Roxanne no fue la excepción.


Siendo que el abandono es una de las maneras de maltrato más común, esta hermosa perrita fue dejada por sus dueños, pero eso no fue todo. Vagaba por las calles de Carolina del Sur con una cadena de casi 3 kg colgada al cuello. No se sabe cuánto tiempo estuvo arrastrándola o si intentó quitársela, pero la cadena estaba demasiado apretada y le causó gran inflamación, prácticamente la cadena estaba encarnada en su piel. Obviamente, esto no hacía feliz a Roxanne, quién debido a la presión de la cadena tenía dificultades para respirar y estaba triste y deprimida. 


Afortunadamente, un equipo de rescate la encontró y actuó con rapidez, cortaron la cadena con unas pinzas y se la quitaron con mucho cuidado, ya que estaba incrustada en casi todo el cuello. La crueldad con la que fue tratada esta perrita obligó a los rescatistas a denunciar los hechos con la policía, luego Roxanne fue internada en un hospital, para cirugía. 




Gracias a la denuncia interpuesta por las personas que encontraron a la perrita en primer lugar, la policía buscó a los irresponsables dueños, quienes fueron detenidos y presentados ante el ministerio público para pagar por el maltrato que le dieron a Roxanne. 

Por fortuna y después de estar varios días en cuidados intensivos, pasaron las semanas y, como guerrera que es, Roxanne sanó y no sólo eso: también recuperó su ánimo y su alegría. Ahora, a pesar de que tiene una gran cicatriz, eso parece no importarle ya que la vida le sonríe y es un perrita muy feliz. ¿A poco no les contagia su felicidad?




Los animales son nuestros amigos y compañeros, piensan y tienen sentimientos como nosotros, que no puedan expresar que se les está haciendo daño, pero eso no significa que tengamos derecho a hacerlo. Todos merecen respeto y amor.


¿A poco no les contagia su felicidad?
Recomendados
Recomendados