China cambia de bando. La guerra está cada vez más cerca y…


Debido a la enorme tensión que se vive actualmente entre los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Norte, China finalmente decidió intervenir y advirtió a la dictadura norcoreana a no realizar ninguna otra prueba con misiles nucleares, de lo contrario estaría cruzando “un punto de no regreso”.



El diario The Global Times, estrechamente relacionado con el Partido Comunista de China, informó que China está a la espera de que el conflicto se resuelva de manera pacífica, de lo contrario tendrá que intervenir a favor de Estados Unidos.

“Los constantes desafíos entre Washington y Corea del Norte han llegado a un punto determinante… Si la dictadura comandada por Kim Jong-Un ordena una sexta prueba de misiles nucleares, la tensión entre estos dos países llegará a un punto de no retorno”, señala la publicación.


“Sin duda el mayor riesgo lo enfrenta Corea del Norte, sufrirá una de las más grandes derrotas”.


Esta advertencia se da días después de que Xi Jingping, Secretario General del Partido Comunista en China, se reunió con el presidente Donald Trump, quien presionó a China para que interviniera y controlara a su aliado Corea del Norte.


“China es un pilar económico fundamental para Corea del Norte, nada es fácil, pero si ellos quieren resolver el problema de Corea del Norte, lo harán”, dijo el presidente de Estados Unidos el sábado pasado en su cuenta oficial de Twitter.

Actualmente China es la fuente principal de comida y combustible para Corea del Norte, razón por la que puede presionar fácilmente a Kim Jong-Un para que detenga su producción de armas nucleares.

Pero el gobierno chino desconfía de cualquier medida que pueda amenazar la existencia de norcorea, ya que esto puede desatar una guerra nuclear.


Lu Kang, vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores en China, dijo: “Tenemos la sospecha de que norcorea llevará a cabo una nueva prueba con miles nucleares durante la celebración del 85 aniversario de su ejército”.

“La situación actual de la península coreana es muy complicada y la tensión alcanza niveles preocupantes”, añadió.


Dos barcos destructores norteamericanos se unieron con naves de Japón y Corea del Sur para rodear a toda la península coreana.

El ejército norteamericano señaló que está operación demuestra un serio compromiso en la búsqueda de la seguridad y estabilidad de la región, además de ser una clara muestra de que se pueden unir esfuerzos entre varias naciones para hacer frente a grandes amenazas.

Sin embargo, Corea del Norte no ha cesado en su esfuerzo por desarrollar un misil nuclear que pueda alcanzar territorio estadounidense.


Ahora solo queda esperar porque China presione de manera eficaz al gobierno de Kim Jong-Un, lo que podría traer consecuencias catastróficas. El inicio de una nueva guerra está cada vez más cerca y la derrota está prácticamente garantizada para Corea del Norte, sobre todo ahora que China decidió apoyar los intereses de Donald Trump. 

Finalmente la Organización de las Naciones Unidas invita a los involucrados a reducir la tensión y a serenar sus palabras, de otra forma solo se está generando una gran inestabilidad social.
Recomendados
Recomendados