15 juegos para invocar al demonio que nunca debes jugar. LIKE si no te da miedo…


Es importante que sepas que algunos de los siguientes juegos paranormales son rituales comprobados por millones de personas. No sólo son peligrosos, también aterradores, así que si te atreves a intentar alguno prepárate para lo peor. Presta atención a las instrucciones porque vas a conectarte con seres malignos, y si no cumples las reglas tu vida se volverá un mundo de alucinaciones....




NO nos hacemos responsables de lo que pueda pasar. Estos son los 15 juegos paranormales que NUNCA debes jugar: 

1. Charlie, Charlie. 


¿Estás ahí? Este juego consiste en poner lápices cruzados sobre un papel. Escribe en los cuadros ¨sí¨ y ¨no¨. Enseguida haces la pregunta: ¨Charlie , Charlie, ¿estás aquí?¨ Entonces el fantasma se hace presente y mueve los lápices. Puedes preguntarle lo que se te ocurra. La regla es que él decide cuándo dejarte libre. 

2. El juego del ascensor. 


Este juego es de origen coreano. Necesitas ir a un edificio que tenga por lo menos 10 pisos. Empieza en el piso 1 y presiona el botón del número 4. Sin bajarte en ese piso, pulsa el 2. Cuando llegues, oprime el 6 y luego, regresa al 2. Enseguida marca el botón del 10, y una vez ahí presiona el del 5. Quienes lo han jugado aseguran que en este punto una mujer extraña intenta subir, pero debes impedir que pase y presionar rápidamente el 1. Si en lugar de llevarte ahí terminas en el piso 10, ¡lo has hecho bien!: entrarás en una dimensión oscura y fría, y el peligro se convertirá en tu mejor compañía. 

3. La Ouija. 


¿Quién no ha escuchado sobre el juego de la Ouija? Sus antecedentes datan del siglo XX, pero en 1890 la patentó el estadounidense Elijah Jefferson Bond. Es un tablero con las letras del abecedario, los números del 0 al 9 y las palabras SÍ, NO, HOLA y ADIÓS. Las personas tienen que estar bien concentradas si quieren comunicarse con seres del más allá por medio del puntero. Éste se moverá según las preguntas de los participantes. 

4. El diablo en el espejo. 


Este terrorífico juego sólo puede hacerse el día en que se festeja el nacimiento de Jesús -el 25 de diciembre- y en Viernes Santo, ya que son las fechas en que el demonio visita la Tierra. Necesitas esperar a que sean las 3 de la mañana, ir frente a un espejo y colocar 12 velas. Dices ¨Diablo¨ 12 veces sin despegar la mirada, y podrás verlo durante uno o dos segundos. Cuentan que quienes lo han hecho no vuelven a ser los mismos. 

5. El juego de la medianoche. 


Este juego tiene sus raíces en un ritual pagano; era el castigo a quienes desobedecían la religión. Se practica a las 12 de la noche. Necesitas una vela, una gota de tu sangre, sal, un trozo de papel y cerillos. Si van hacerlo en grupo cada integrante debe tener lo antes mencionado. Escribe tu nombre en el trozo de papel y ponle encima la gota de sangre. Apaga todas las luces y en la puerta principal coloca el papel con una vela encendida en la parte superior. Golpea la puerta 22 veces, dando el último golpe justo a las 12. Abre la puerta y dejarás entrar al hombre de la medianoche. Ahora tienes que buscarlo por toda la casa. Si la vela se apaga tienes 10 segundos para encenderla, si no lo logras haz un círculo de sal para evitar que te atrape, porque si lo hace sufrirás alucinaciones. 

6. El libro rojo. 


No importa de qué sea el libro, debe tener la tapa roja y sin imágenes es mejor. Necesitas 12 velas rojas para iluminar la habitación. La persona que hará las preguntas debe poner su mano sobre la tapa del libro y preguntar con los ojos cerrados. Enseguida debe abrir el libro y con el dedo indicar en la página, ahí está la respuesta. ¡Ojo!: Si ésta no tiene nada que ver con la pregunta, es que no estás suficientemente concentrado. 

7. ¨O Tengu¨. 


Existe un juego japonés conocido como ¨Tengu¨, en honor al famoso demonio de las zonas montañosas de Japón. Según cuenta la leyenda, ¨Tengu¨ tenía la habilidad de adivinar la fecha exacta en la que cualquier persona morirá, y eso fue lo que lo llevó a su muerte, pues la curiosidad le hizo averiguar la fecha de su propia muerte. 
Basada en esta historia, existe un juego japonés llamado ¨O Tengu¨ el cual consiste en tomar un lápiz y una hoja en blanco, colocar la punta del lápiz sobre el papel y mientras lo sujetas con la mano derecha piensas y repites su nombre ¨O Tengu¨. Según la leyenda, el demonio tomará junto con tu mano el lápiz y escribirá el nombre de la persona que morirá a tu alrededor. 

8. El juego del cigarro. 


Para este juego se necesitan un espejo largo, cigarrillos y un mechero. A las 3 de la mañana se apagan todas las luces y los participantes se sientan frente al espejo. Cada uno debe encender un cigarro y fumar. La clave está en soltar suficiente humo que formará una silueta demoníaca en el espejo. Todos deben ofrecerle un cigarro. La silueta desaparecerá, pero si no siguen las normas las consecuencias te harán llorar. 

9. Juego de las escaleras. 


Las 12 de la noche es la hora adecuada para practicar este juego. Vas a pararte frente a las escaleras, y después de vendarte bien los ojos repite 6 veces: ¨Me presento ante ti, Lucifer. Ábreme las puertas del infierno¨. Después sube y baja los escalones, contando uno por uno en voz alta. Cuando llegues arriba repite las palabras anteriores y cuando bajes el último escalón las dices de nuevo. Al quitarte la venda tendrás el resultado. 

10. El juego de las 100 velas. 


Esta práctica tiene sus orígenes en Asia, específicamente en Japón. Para jugarlo, necesitas 100 velas y por lo menos 3 acompañantes. Forman un círculo con las velas y las encienden. Posteriormente cada integrante caminará contando una historia de terror hasta llegar a la vela número 100. Cuando alguien termina de contar se apaga una vela. Quienes lo han jugado cuentan que al apagar la número 100 se abre una especie de puerta entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Después de eso vivirán experiencias paranormales. 

11. Fotografiando al espíritu. 


No necesitas compañía para hacer el siguiente juego, sólo toma tu cámara y activa el flash. Puedes contactar a cualquier espíritu. Con las luces apagadas pídele que se presente y ve caminando por la casa. Antes de entrar en cada cuarto pregunta: ¨¿estás aquí?¨. Espera unos segundos y toma la foto. Si no te da miedo observa lo que salió en la imagen. 

12. ¨María sangrienta¨. 


Para jugarlo necesitas estar en un cuarto y tener un espejo. Comienza apagando las luces, te paras frente al espejo y con una vela encendida, mirando hacia él, di 3 veces: ¨mujer sangrienta¨. Algunos repiten hasta 10 veces, la clave está en comenzar susurrando e ir subiendo el tono de la voz. La última frase tiene que ser gritando. Al final tendrás el espíritu en el espejo. 

13. Conecta tu alma con un muerto. 


Necesitas concentración y paciencia. Espera a que sean las 12 y te encierras en tu habitación; siéntate en la orilla de la cama con las piernas cruzadas, cierra los ojos y no pienses en nada, debes tener la mente en blanco. Respira profundo y exhala lentamente durante un minuto. ¡Relájate! El chiste es sentir escalofríos en todo el cuerpo. Inhala y exhala. Poco a poco se irá dibujando su rostro en tu mente. Una vez que logres conectarte sentirás una emoción, ya sea enojo, tristeza o felicidad, según el mensaje que el muerto te quiera dar. Si lo hiciste bien la temperatura de la habitación cambiará en la madrugada. 

14. El juego de la ventana. 


Este juego puede funcionar desde el primer intento, pero tal vez no lo logres antes del sexto. El último día de cada mes vas a cerrar la ventana de tu habitación con mucho cuidado y como si alguien te estuviera viendo; esto atraerá al espíritu. Sabrás que funcionó si te levantas inesperadamente a la medianoche y te sientes intranquilo, escucharás piedras en tu ventana. ¡El juego ha comenzado! Pero NO abras los ojos, debes hacerte el dormido. No dejarás de escuchar las piedras, él quiere que abras los ojos, pero no lo hagas o te arrepentirás el resto de tu vida. Ganas cuando sientes los rayos del sol…

15. No mires atrás. 


Espera a que sean las 3 de la mañana. Necesitas una hoja de papel y algo para escribir. Apaga las luces y en una silla frente a una ventana escribe: ¨Demonio, demonio, demonio, mírame, demonio¨. Arruga el papel y tíralo hacia atrás. Cuando lo hagas sentirás que ¨alguien¨ respira en tu espalda. Te va a susurrar, tocará tu hombro, ¡lo que sea! para que voltees, pero ¡NO lo hagas! Resiste, son 15 minutos hasta escuchar como si arañaran las paredes, tienes que pararte e ir a tu cama sin ver atrás. Ponte la almohada sobre la cara y descansa. 

¿Te atreves?
Recomendados
Recomendados