12 sacrificios que las mujeres hacen para gustarle a los hombres y ellos no tienen ni idea


Ser chica es difícil, sobre todo si está enamorada. Esto pasa porque muchas veces, al principio de una relación, quieren impresionar al hombre de sus sueños y hacen todo lo posible para que las cosas salgan a la perfección. Lamentablemente ellos no lo notan y esto hace que se pregunten: “¿Vale la pena todo este esfuerzo?

Desde alaciarse el cabello todo los días y usar ropa ajustada hasta fingir que les gustan los deportes, una chica está dispuesta a sacrificar muchas cosas con tal de que su galán le ponga un poquito más de atención.


A continuación hablaremos de algunas cosas a las que las mujeres renuncian para gustarle más a los hombres.

1. Comer lo que te gusta


“No, gracias, sólo quiero una ensalada”. Cuántas veces dijiste esa frase cuando en realidad te morías por esa hamburguesa con papas y una malteada de fresa, grande. No hay necesidad de fingir que no eres de buen comer. Créenos, si comes como lo haces en casa tu chico se sentirá más cómodo y en confianza. 



2. Hacer ejercicio cuando lo odias


Admítelo, nunca has logrado completar ni un mes en el gimnasio o hacer una lagartija completa, pero tu nuevo galán es todo un atleta y quieres seguirle el paso. Recuerda que cada cuerpo es diferente, y si salir a correr 5 kilómetros todos los días no es lo tuyo, no tienes por qué hacerlo. Es mejor quedarte en cama esos 10 minutos extras.

3. Usar ropa que te incomoda


Serías feliz si siempre pudieras usar pantalones deportivos y sandalias, pero la vida simplemente no es tan hermosa. Antes de que tu chico descubra tu verdadero estilo pasas horas frente al espejo, escogiendo el atuendo perfecto para que tu galán se quede con la boca abierta al verte. Por cierto, no está nada cómodo. 

4. Fingir que te gustan los deportes


No tienes la menor idea de cómo funciona el fútbol, pero viste todos los partidos de la temporadas e incluso te compraste una camiseta de tu ‘equipo favorito’. Todo ese tiempo lo pudiste haber invertido en algo que realmente te interesara.

5. Maquillarte y arreglarte el cabello todos los días


Dos horas y media después tu cabello por fin está lacio y tus cejas quedaron perfectas, para que el chico de tus sueños ni se dé cuenta de que te hiciste algo diferente. Todo ese esfuerzo por verte como Kim Kardashian salió por la ventana el momento en que te dijo que irían a los tacos.

6. Depilarte


Tal vez eres de las chicas que dejan que sus vellitos crezcan por dos o tres días. Esto no sucede cuando empiezas a salir con un galán, él jamás sabrá que de vez en cuando te conviertes en mujer loba. No te preocupes, la mayoría ni siquiera notan que llevas días sin tocar el rastrillo.

7. Esconder tus verdaderos modales


No te sientas super derechita en la silla ni cruzas a la perfección las piernas cuando usas vestido, es normal. No todas las chicas se sienten princesas. Está bien guardar ciertas apariencias con tu nuevo enamorado, pero tarde o temprano sabrá cómo eres realmente. 

8. Reírte de chistes que no son graciosos


¿No fue gracioso? No te rías. Es mejor decir en el momento que algo no te dio risa a que después tu chico haga un chiste similar y piense que algo anda mal sólo porque no soltaste la carcajada. 

9. Hacer como que no te dan celos sus amigas (o ex novias)


Quieres aparentar que eres la chica buena onda y que no sabes qué son los celos. ¡Mentira! Sabes que te mueres por darle un zape cada vez que menciona a su ex o comienza una frase con: “Tengo una amiga…”

10. Intentar caerle bien a la futura suegra


La relación se hizo más formal y por fin conociste a su mamá. Lo último que quieres es que te odie, pero ella ya te juzgó de pies a cabeza, después de todo estás saliendo con su hijito. Lo mejor que puedes hacer es ser tú misma y no exagerar tu personalidad para ganar su afecto. Cuando vea lo feliz que haces a tu chico no tendrá otra opción más que adorarte. 

11. Hacerte la tonta


Una cosa es hacerte la inocente y otra muy diferente es pretender que no sabes nada de nada. Eso se vuelve aburrido muy rápido. Una chica inteligente sabe que jugar a la tonta no atrae a nadie.

12. Dejar de ser tu misma


Al hacer todos los puntos mencionados pierdes quien realmente eres. Lo que te hace única desaparece, y todo para impresionar a un chico. ¿Lo vale? ¡Claro que no! No estamos diciendo que no hagas un poquito de esfuerzo para llamar su atención, pero cuando eso te convierte en una persona completamente diferente es cuando empiezan los problemas. Tú eres fabulosa y eso se nota por sí solo.

Siempre recuerda que el chico de tus sueños será el que te quiera tal como eres, no necesitarás cosas extras para llamar su atención. Al contrario, ese chico ideal notará cada pequeño arreglo que te hagas, porque para él eres la chica más guapa y genial de todas.

Recomendados
Recomendados