11 increíbles datos del Servicio Secreto de EU. Por eso les borran la memoria cuando se salen



Presidentes y políticos de Estados Unidos son figuras públicas que están bajo la constante mirada de todos, por ello hay hombres que se encargan de proteger su integridad. Es probable que los hayas visto: son musculosos, visten de traje, siempre traen gafas para el sol y jamás los verás sonreír. Sin embargo, no hablamos de un simple guardaespaldas sino de los agentes del Servicio Secreto. 

Pero ¿qué es el Servicio Secreto? Es una agencia federal que funciona bajo el mando del Departamento de Seguridad Interior del país; se encarga de proteger a los líderes de la nación, tales como el presidente y su gabinete, diplomáticos extranjeros, instalaciones y eventos públicos y privados.



Como su nombre lo dice, muy pocas cosas se conocen del Servicio Secreto, todo se mantiene oculto. Gracias a esto sus operaciones y posición dentro del gobierno no son muy conocidas. Sin embargo hay cosas que no son tan ‘secretas’, pero que probablemente desconocías.



Aquí te dejamos 10 cosas que no sabías del Servicio Secreto de Estados Unidos 

1. No siempre se encargaba de proteger al presidente


Creado el 14 de abril de 1865, originalmente como parte del Departamento de Tesorería de Estados Unidos, el Servicio Secreto no siempre tuvo como prioridad cuidar del presidente; antes sólo se dedicaba a frenar la falsificación de dinero. Después que los presidentes Abraham Lincoln y William McKinley fueron asesinados, se decidió que personal de la agencia protegería al presidente y a sus allegados. Qué ironía, ¿no creen?



2. Cuidado dónde pisas


Para dar privacidad al presidente de Estados Unidos, los agentes del Servicio Secreto no entran a la Oficina Oval de la Casa Blanca. De hecho se quedan afuera. Entonces, ¿qué sucede cuando el presidente cierra la puerta y no lo pueden ver? En realidad es sencillo: la mayoría de la habitaciones tienen alfombras que detectan con facilidad el peso o la presión, así los agentes saben con exactitud dónde está el presidente en todo momento. 


3. No son los únicos encargados de proteger


Si algo se sale de control no sólo llaman al Servicio Secreto. Cuando las cosas fallan también interviene el Gran Patriota, término utilizado para ex miembros del gobierno o del ejército. En caso de crisis ellos también corren en auxilio de la nación.

4. Nombres ‘secretos’


Los simples mortales damos a los líderes del país títulos como ‘El Presidente de Estados Unidos’, ‘La Primera Dama’, ‘El Vicepresidente’, etcétera; el Servicio Secreto utiliza nombres en clave para cuidar a sus protegidos. En la actualidad esto se hace más por tradición que por seguridad, pues con la moderna tecnología los mensajes entre agentes no pueden ser descifrados.

5. La Casa Blanca es mucho más grande de lo que piensas


Como cualquier casa, el hogar del presidente también tiene un sótano y debajo de éste hay otro piso, que incluye un cuarto donde lavan los manteles para las cenas de Estado. Incluso ahí podrás encontrar a un agente del Servicio Secreto. Así que si el presidente necesita un lugar para platicar a escondidas, no podrá hacerlo sin que un agente esté al tanto. 

6. Existe una razón por la que son llamados ‘Secreto’


Si el Servicio Secreto necesita llevar a cabo una investigación privada dentro de la Casa Blanca, por lo general anuncian que se harán ‘renovaciones’ en algunas habitaciones. Así pueden evacuar al presidente y a su familia sin que los agentes sean detectados. Si ponemos atención a la historia, casi todos los presidentes de Estados Unidos han hecho alguna ‘renovación’ durante su mandato. 


7. Gracias a ellos existe el FBI 


A principios del siglo XX la noción de una agencia federal se consideraba controversial, pero debido al incremento de comercio interestatal, transporte y comunicación, el Departamento de Justicia comenzó investigaciones nacionales, para las cuales tomaba prestados a agentes del Servicio Secreto, altamente entrenados y dedicados a servir. El problema consistía en que su jefe inmediato no era el fiscal general, sino el mismo director de la agencia. Por eso en 1908 el fiscal general contrató a nueve ‘agentes especiales del Departamento de Justicia’, quienes pasaron a formar lo que ahora es conocido por sus siglas en inglés: FBI (Federal Bureau of Investigation/ Oficina Federal de Investigación).

8.  Los agentes están en todas partes… hasta en el Superbowl (Super Tazón)


En 1998 el entonces presidente Bill Clinton estableció el Evento Nacional de Seguridad Especial (National Special Security Event, NSSE), un proceso diseñado para ayudar a las agencias federales a prevenir ataques terroristas en eventos de fama internacional, como el Superbowl o Super Tazón (campeonato de fútbol americano) y los premios de la Academia. Después de los ataques del 11 de septiembre, el ex presidente George W. Bush reorganizó estos procesos y encargó al Servicio Secreto la seguridad del NSSE y al FBI, la lucha antiterrorista.


9. Los traidores no son bienvenidos


Entrar a esta agencia no es fácil; quienes lo logran deben tener intenciones claras, ya que alguien que trabaje como doble agente jamás será admitido, o bien será expulsado. Desde su creación hasta la fecha, no hay ningún caso registrado de alguien que haya trabajado como espía en el Servicio Secreto. 

10. Se mueren en la raya


El deber de proteger al presidente y a los líderes del país no termina cuando éstos acaban su período de mandato. Los agentes del Servicio Secreto tienen autorizado cuidar a los presidentes y a sus familias toda su vida, sigan o no dentro del gobierno.




11. Les borran la memoria cuando se retiran


Desde hace muchos años se ha difundido un rumor que asegura que los agentes del Servicio Secreto prácticamente entregan su identidad y su vida en servicio a su país, por lo que al retirarse de sus funciones son sometidos a un método desconocido en el que se borra de su memoria cualquier dato o pieza de información que pudiera comprometer la seguridad del gobierno de Estados Unidos. 


¿Cuál dato te intereso más? Déjanos tu opinión en la sección de comentarios.

Recomendados
Recomendados