10 Formas de hacer increíblemente feliz a tu novia. La #4 es la más importante para ellas


Las mujeres no son seres de otro planeta, simplemente buscan que las traten en la forma que merecen. Una chica se queja cuando un patán se atraviesa en su camino, no le presta atención, le falta al respeto y nunca está cuando ella lo necesita. Es decir, no quieren una máquina que esté a su disposición, simplemente a un caballero que ponga atención a los detalles, tome en cuenta su opinión y las consienta. ¿Se los explico con manzanas? 



¡Por favor, chicos!, dejen de poner TODO en manos de su cartera. Las cosas que realmente las vuelven locas de felicidad ni siquiera tienen precio. Observa y aprende: 



1. Ser un poco rudo. 


¡Ojo!, cuando digo que sean un poco más rudos no significa que van a llegar a masacrar a su novia. Una cosa es una mordidita LEVE, jalones de cabello o palmadas en el trasero, y otra es darle como si fuera costal de boxeo. ¡Tranquilos!  La clave es ver hasta qué grado le gusta, que disfrute durante el acto pero sin lastimarla. Tienen que buscar el equilibrio entre rudo y suave; les encanta que empiece como caricia y a la mitad se convierta en apretón. 

2. Hablarle sucio. 


¡Hombres!, si quieren tener éxito en la cama con las palabras sucias, presten atención: NO pueden llegar de buenas a primeras y decirle: ¨eres mi zorra¨, porque lo único que van a conseguir es una patada en los bajos. Para que el lenguaje sucio funcione es importante preparar la situación. Ponerle la piel chinita es poco, hay que lograr que la chica se prenda a tal grado que solita se quite los calzones. ¿Cómo hacerlo? Bueno, todo comienza con un par de caricias. Poco a poco entras con el jugueteo rudo, y cuando veas que no puede ni con su alma, entonces sí susúrrale algo intenso pero con cuidado. Recuerda que a ninguna chica se le antoja escuchar en la cama palabras como las que usan los albañiles. 

3. Dejarla tomar el control. 


No tiene nada de malo que de vez en cuando ella lleve el control, ni van a dejar de ser más hombres y tampoco se les va caer su ¨amiguito¨. Recuerden que las chicas son manipuladoras por naturaleza, y si las pones al volante tal vez te den la sorpresa de tu vida en la cama. Ya sabes, nada que no hayas hecho: latigazos, crema batida y juguetitos. Suena bien, ¿no? 

4. Talentos orales. 


Sí creen que sólo ustedes gozan con un buen oral están muy equivocados. No importa si no tienes mucha experiencia, el chiste es intentarlo; con la práctica lograrás dejarla con los ojos en blanco. Lo que tienes que hacer es mirarla durante el acto, porque sus gestos te dirán lo que le gusta. NADIE te está apresurando, hay que empezar lentamente; busca una posición en la que estés cómodo porque, créeme, no se va venir en 3 segundos. No olvides usar los dedos y preguntarle si quiere que aceleres. 

5. Usar tus manos. 


La diferencia entre animales y humanos es que nosotros no llegamos directo a la ¨acción¨ en la cama. Es importante usar las manos y, créeme: si lo sabes hacer son la llave para abrir lo que se te antoje; caricias suaves y apretones son parte de los ingredientes. Los dedos son capaces de provocar que una chica se moje a chorros, así que no lo pienses dos veces. 

6. Utilizar juguetes. 


Los juguetes en la cama son algo así como la cereza del pastel; no son obligatorios pero ¡qué bien sabe ese pequeño detalle! Míralo como una herramienta a tu favor, mientras la acaricias, besas o jugueteas con su pecho o con su trasero puedes poner a trabajar el juguetito con diferentes velocidades. 

7. Variar en las poses. 


¡Qué ternura dan los chicos que van por ahí haciendo la del misionero con su novia, una buena canción y pétalos alrededor! Pero ¿qué creen?: esto es la realidad, no una película romántica. Así que más vale que echen una ojeada al Kamasutra y salgan de la misma pose, de lo contrario existe la posibilidad de que la chica se enrede en las sábanas de alguien que sepa hacerlo de todos colores y sabores.

8. Cuidado personal. 


Las chicas traen incluido el ¨chip¨ de los detalles, tienen radar para dar a los chicos una buena ¨barrida¨ de pies a cabeza, así que el cuidado personal es requisito indispensable. No se trata de convertirse en divas, pero usar uñas cortas, estar limpio y llevar ropa que los haga lucir atractivos NUNCA está de más. 

9. Resaltar sus atributos. 


Sí hay algo que vuelve frágil a la mayoría de las mujeres es quedarse sin ropa frente al hombre que les gusta. No cualquiera se atreve a hacerlo, así que ¡por favor, chicos!, valoren eso, díganle lo bien que se ve. Tal vez no tenga cuerpo de revista pero de seguro hay partes que les vuelven locos y a ellas les gusta escucharlo. Les da más confianza y las vuelve unas fieras en la cama. 

10. Principios de un caballero. 


Los verdaderos hombres son caballeros hasta en la cama y saben muy bien que las damas van primero. No se necesita ser experto para saber que ellas tardan más en llegar al ¨punto máximo¨, así que hay que esperarlas y no venirse antes porque luego se quedan con las ganas. Por eso es importante que no se salten el juego previo. Tu ¨amiguito¨ puede hacer milagros pero no los suficientes, y la chica necesita ponerse cachonda antes para venirse al mismo tiempo que tú. 

Y entonces, ¿la harás feliz?

Recomendados
Recomendados