Un padre obligó a su hija de 11 años a casarse con su violador. Mira la estúpida razón


Hoy te contaremos una noticia que te hará perder toda la fe en la humanidad. 

Todo sucedió en Idaho, Estados Unidos. Un pueblo muy conservador y arraigado a pensamientos antiguos y en muchos casos, injustos y machistas. De eso se trata esta historia. 


Una tarde cualquiera, durante el mes de junio del año 2015, un padre de familia llamado Keith Strawn recibió a su hija de 11 años llorando inconsolablemente. 

El padre preocupado la abordó, preguntando por lo que le había sucedido y fue en ese momento dónde se enteró que su hija había sido abusada por un vecino de 24 años, llamado Aaron Seaton, quien se aprovechó de ella cuando se encontraba en estado de ebriedad, después de asistir a una fiesta. Esa situación había sucedido hace 4 semanas y la única razón por la que la hija confesaba es porque estaba embarazada de su abusador. 

En ese momento, el padre enfurecido tomó a su hija, subió al auto y fue a encarar al abusador. Cuando llegaron a la casa, Aaron abrió sin saber quién llamaba a la puerta y lo primero que dijo el padre fue: “Tú la embarazaste, tú te casas con ella”. 


Debido a sus pensamientos antiguos y machistas, el padre prefirió que su hija se casara con su abusador, en lugar de presentar cargos frente a las autoridades. 

En ese momento, padre, hija y abusador manejaron hasta el estado de Missouri donde en pleno llanto contrajeron matrimonio legal. 

Regresando a su estado, la hija inconforme presentó su denuncia, pero por razón del nuevo matrimonio, el abusador solo fue condenado a pasar 120 días en prisión por su terrible delito. 

Pasaron dos meses y de una manera sospechosa, la joven de 14 años perdió al bebé y el matrimonio quedó anulado. 



En ese momento, apoyada por su madre quien nunca estuvo de acuerdo con la decisión de su esposo, la joven acudió ante el juez solicitando que se haga justicia y así fue. 

Aaron Seaton de 24 años, fue condenado a 15 años de prisión por el delito de abuso con agravantes, pero la historia no termina ahí. El juez inició un procedimiento legal contra el padre de la víctima, acusándolo de complicidad en el abuso de su hija.

El juicio duró varias semanas. El juez pretendía sentenciar al padre con 4 años de prisión, pero debido a presión mediática, la condena se redujo a 120 días de prisión con posibilidad de obtener la libertad bajo fianza a los 60 días. El abogado que defendió al padre, alegó que su decisión fue motivada por “creencias religiosas”.

El padre cumplió solo 20 días en prisión y después salió en libertad bajo palabra, declarando que se había equivocado y que estaba arrepentido. 

Y tú ¿Qué piensas al respecto? ¿Las creencias religiosas justifican la acción del padre? Te lo dejamos a tu consideración.
Recomendados
Recomendados