Un niño sale de la depresión al conocer a un perro con su misma enfermedad


Hoy tenemos una historia que te llenará el corazón de alegría y esperanza. Se trata de un pequeño niño llamado Carter Blanchard, diagnosticado con una terrible enfermedad de la piel, llamada vitiligo.



El pequeño Carter siempre había sido un niño muy alegre. Inquieto y juguetón, él siempre se mostró muy feliz y amoroso con todos los que tenía a su alrededor. Lamentablemente, un día como cualquiera, la enfermedad que siempre había estado en el interior del pequeño, se manifestó, y de la noche a la mañana la piel de su rostro y cuerpo cambio de color en algunas zonas.

El vitiligo es una enfermedad degenerativa de la piel con la cual va perdiendo severamente la pigmentación, apareciendo pequeñas y largas manchas de color más claro que la piel natural de la persona.

Al ver su condición, el pequeño Carter entró en una profunda depresión, pues perdía la confianza y la autoestima en sí mismo, cuando tenía que salir a la calle o a la escuela.

Al ver la situación de su hijo, la madre decidió buscar ayuda en el internet y después de algunas semanas se topó con la fotografía de otro enfermo de vitiligo que al igual que su hijo, estaba lleno de alegría. Entonces, se le ocurrió una idea…

A post shared by White Eyed Rowdy (@white_eyed_rowdy) on


Se trataba de Rowdy, un perro labrador con vitiligo de 13 años de edad que se había vuelto muy popular gracias a las redes sociales. Lo más curioso es que el perro había sido diagnosticado con esa enfermedad, el mismo año que el pequeño Carter.



La madre del pequeño sabía que de alguna manera tenía que conseguir que su hijo conociera a ese perro, pues sabía que él adoraba a los animales y que eso lo haría sentir mucho mejor. Así que se puso en contacto con la dueña, le explicó la situación y le pidió permiso para llevar a su hijo hasta su casa para que conociera al buen Rowdy. La dueña aceptó felizmente.


Lamentablemente, la madre y su pequeño debían volar hasta Oregon y no tenían dinero para costear esos boletos por el momento, pero a ella no le importó y decidió pedir un préstamo.

Sin embargo, como siempre sucede en las historias del corazón, alguien se enteró de la situación del pequeño Carter y de manera anónima donó 5 mil dólares para que esa familia pudiera cumplir su sueño de viajar para conocer al buen Rowdy. El encuentro, es conmovedor y sumamente hermoso.



La conexión entre estos dos fue inmediata.




Al poco tiempo después de que Carter conoció a Rowdy, su depresión desapareció y la autoestima y la confianza, así como las ganas de jugar y de vivir.



Sin duda, historias como estas llenan nuestro corazón de esperanza, pues aún podemos encontrar en el mundo personas bondadosas dispuestas a hacer cosas con tal de ver sonreír a otros.



Por siempre Carter y Rowdy serán amigos. Esta es una verdadera historia de amistad y amor.
Recomendados
Recomendados