Un agujero negro gigante vaga solo por el espacio devorándolo todo. Llegará a la tierra en….


Este tipo de agujeros negros se distinguen por acabar con todo lo que les rodea, generalmente se localizan en el centro de las galaxias y tienen la capacidad de devorar planetas, estrellas y todo cuerpo celestial que se le aproxime.



Los investigadores han podido determinar que a 8 mil millones de años luz, el agujero negro de la galaxia 3C 186 fue expulsado de su galaxia y viaja por el espacio devorando todo lo que se cruza por su camino, la velocidad de sus movimientos alcanza hasta los 7,5 millones de km/h.

Con esa velocidad tardaría menos de 3 minutos en llegar de la Tierra a la Luna.

Todo parece indicar que el fenómeno se encuentra en dirección a nuestra galaxia. Pero de acuerdo a la investigación el cuerpo celeste se encuentra a una distancia de 8 mil millones de años luz de la tierra. 

A pesar de que existe el temor de lo que pudiera pasar con un impacto de esta magnitud, la NASA señaló que en esa cantidad de tiempo el agujero negro podría desaparecer, perder fuerza o desviar su trayectoria. 

A pesar de esto algunos de los científicos más importantes de la actualidad han resultado sumamente sorprendidos, se preguntan cómo es que este agujero negro, que pesa cerca de mil millones de veces el sol, ha podido ser expulsado de su propia galaxia.

¿Qué fuerza fue la que lo expulsó?

Entre las explicaciones más sonadas podemos encontrar la de que este cuerpo celeste fue prácticamente arrancado de su galaxia debido a las ondas gravitacionales. En su momento Albert Einstein definió estas ondas como el resultado de algunos de los eventos más catastróficos del Universo.

Se trata de poderosas ondas parecidas a los círculos concéntricos que surgen después de lanzar una piedra a un estanque con agua.


Este agujero negro pudo haberse formado después de la unión de dos galaxias.

Por medio del telescopio Hubble se pudo apreciar una serie de arcos alargados, conocidos como “colas de marea”, que se producen por el tirón gravitatorio de la guerra que tiene lugar cuando dos galaxias se funden en una. Por lo que se cree que la galaxia 3C 186 se fusionó con otro sistema y que lo mismo pasó con sus dos respectivos agujeros negros.

“Los agujeros negros se unieron y formaron uno masivo que salió disparado casi de manera inmediata”.


Lo verdaderamente sorprendente es que si los dos agujeros cuentan con la misma velocidad y masa no emitirán múltiples ondas, producirán solamente una, mucho más fuerte y en un solo sentido.

Cuando lo vi por primera vez supe que estábamos ante algo muy peculiar, dijo Marco Chiaberge, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial y la Universidad Johns Hopkins.

Se trata de un agujero negro supermasivo y que viaja en solitario por todo el espacio.
Recomendados
Recomendados