Quedó en coma durante el parto, pero su esposo estudió medicina y 7 años después la despierta


La vida es así, inoportuna y dura, puedes estar viviendo el mejor momento y a la mañana siguiente todo cambia, cuando Daniela decidió formar una familia era el tiempo perfecto, llevaba dos años trabajando, su novio de más de 4 años ahora era su esposo, así que sólo faltaba un bebé que llenara de alegría cada rincón de la casa, lo intentaron por varios meses, hasta que aquella mañana sintió un leve desmayo y al llegar al hospital le dijeron "Está usted embarazada" pero…



Durante el parto no hubo ninguna complicación, los padres de la madre esperaban ansiosos la llegada del bebé y así algún día poder escuchar al pequeño balbucear "Abuelos", su esposo, Hernán, se emocionaba cada día, se derretía de ternura cuando veía ropita pequeña o biberones, imaginaba todo lo que le contaría cuando creciera. Todos los días después del trabajo se acostaba al lado de Daniela para sobarle la panza y susurrarle historias hasta quedarse dormido. No había duda de que era un bebé muy amado. 




Poco después de los 6 meses, por fin se dejó ver, ¡Una niñita!, verla en el ultrasonido le robaba el corazón a cualquiera, escondiéndose para que no la vieran, tímida desde el vientre, ahora Hernán sabía que tendría dos mujeres hermosas en casa y no veía la hora de proteger y mimar a su princesa. 

Los últimos meses se fueron volando y cuando menos lo pensaron Daniela ya estaba llamando a su esposo, pues un chorro de agua comenzó a correr entre sus piernas, los dolores eran como un sube y baja saliendo de su espalda, sabía que era el momento, apenas y le dio tiempo de tomar las cosas de la bebé cuando las contracciones se sintieron más fuertes, pronto Hernán llegó y salieron rumbo al hospital. En el quirófano,  Daniela estaba muy nerviosa, no dejaron pasar a ningún familiar por lo que sus nervios se salieron de control, temblaba de pies a cabeza y con toda su fe le pidió a Dios que todo saliera bien. 


Con sólo 25 años y un embarazo normal no había que temer...20 minutos después el panorama cambió, cuando dio a luz comenzó a arder en fiebre, los escalofríos le quemaban los huesos, le costaba trabajo respirar, sentía que el corazón se le salía del pecho y comenzó a gritar como si no supiera en dónde estaba. El diagnóstico se trataba de una severa Sepsis que envenenó su sangre, es decir una infección que forma coágulos que afectan la movilidad de todo el cuerpo, así como a varios órganos importantes. Mientras los doctores intentaban ayudarla cayó en estado de coma. 


Sus padres y su esposo esperaban ansiosos, no veían el momento de volver a casa con sus mujercitas, pero eso no podía ser, la bebé estaba bien, pero no tenían idea de el día en que Daniela podría volver.


Los meses pasaron y no hubo respuesta, el padre llamó Esperanza a la pequeña, y en el primer momento que la tuvo entre sus brazos le juró que haría hasta lo imposible para curar a su madre, desde entonces dedicó su tiempo a estudiar la carrera de medicina luego del trabajo. Mientras la niña pasaba horas completas contándole historias a su madre, "Yo sé que ella me escucha papá" afirmaba. 


Finalmente Hernán se convirtió en Médico Cirujano y todos los días después del trabajo se dedicaba a atender personalmente a su esposa, meses después se especializó en traumatología porque estaba seguro que estimulando el cuerpo de su mujer con fisioterapia sus órganos comenzarían a responder tarde o temprano. Todo lo hacía por su amada hija, que fue el motor que lo motivó a seguir día con día.   

Luego de 7 años desde el parto, una tarde, mientras Esperanza le tomaba la mano a su mamá pudo sentir que ella movió los dedos, sabía que estaba volviendo, sus ojos se llenaron de lágrimas acompañados de una sonrisa, ¡Estaba viva! podía sentirlo. 


Cuando su padre llegó Esperanza corrió a sus brazos para darle la noticia, le agradecía por haberle regresado a su mamá. Ambos se llenaron de alegría.

Hasta este momento el avance de Daniela ha sido sorprendente, ya abrió los ojos, tiene hambre y sonríe. Se encuentra en un centro de rehabilitación para recuperarse completamente. Que sin duda con el amor de su familia lo logrará. 



Recomendados
Recomendados