Padre abandona a su hija en mitad de la nada, entonces mira por el espejo retrovisor y ve algo horrible


A continuación, leerás una nota que te conmoverá el corazón y te llenará de rabia. Se trata de uno de los peores pecados que existen: el abandono de un hijo. Desgraciadamente, esta clase de casos suceden diariamente en todas partes del mundo, afectando la vida de miles de niños que crecen sin el amor de una familia.



Todo comenzó con una joven pareja que hace un par de años acababa de tener a su primer hijo. Ellos querían tener una parejita; sin embargo, su embarazo fue un poco riesgoso por la salud de la mujer, por lo que decidieron adoptar a una pequeña.

Al inició, ambas niñas se convirtieron en amigas inseparables, se amaban y se adoraban, para todas partes iban juntas; sin embargo, al poco tiempo, la pequeña adoptada empieza a comportarse de una manera muy preocupante.

Al principio eran solo travesuras comunes, como levantarse en la noche y hacer desmanes en la cocina o tocar los timbres de otras casas, etc. Lospadres se mostraron muy comprensivos, pues no sabían cuál era el pasado o las razones para que esa niña se pusiera así de inquieta. 


Sin embargo, las cosas se pusieron mucho peor. La niña empezó a jugar con cuchillos, por lo que ellos temían por la vida de su hija biológica. Los llantos, berrinches e insultos se hicieron más presentes en la chica adoptada. Las cosas se complicaron tanto que lo único que podían pensar los padres era en deshacerse de la conflictiva niña.

El pueblo donde esto sucedió, no se caracteriza por ser muy protegido por autoridades, por lo que la adopción no había sido legal y nadie se enteraría si de repente la pequeña dejara de estar presente.

Así pasaron dos semanas, la pequeña era insoportablemente grosera y agresiva, ya había matado a 3 conejos y un perrito, sus comportamientos psicópatas empezaron a notarse.

Esa fue esa la “gota que derramó el vaso”, los padres decidieron que era momento de hacer algo.

Sabían que el orfanatorio no aceptaría a la niña de regreso, por lo que tomaron otras medidas. El padre subió a la niña al carro y manejó con dirección al bosque…

Una vez llegando, el padre dejó salir a la pequeña con la intención de abandonarla, pero al avanzar miró por el retrovisor y logró ver algo horrible…



Él pensó que el guardabosques la encontraría en tan solo unas horas, pues esa zona es muy vigilada por ellos; sin embargo, al ver por el retrovisor, sus ojos presenciaron algo terrible. Quienes encontraron a la pequeña fue una manada de hambrientos coyotes, quienes en tan solo segundos atacaron violentamente. A lo lejos se escuchó el grito de miedo de la menor “ ¡Papi!”.



Ante sus ojos, esos coyotes desmembraron a la que una vez fue su hija. El dolor en su corazón fue tanto, que el hombre no tuvo el valor de regresar a su casa para ver a su otra pequeña, así que nunca regresó…

A las dos semanas, el cuerpo del padre fue encontrado a las orillas del cuerpo, muerto por envenenamiento. Al final, el hombre entendió ese acto horrible que había cometido y decidió pagarlo por con su vida.



Recomendados
Recomendados