No creerás lo que un padre sordo hizo en la boda de su hija. Un milagro que nadie podía creer


¨Verla casándose es demasiado duro, porque yo la amé antes¨ Palabras que un padre piensa, cuando llega el momento de llevar a su pequeña al altar, esa niña que cargó en brazos, a la que muchas veces salvó de los regaños de mamá, fue creciendo, lo que provocó que papá muriera de celos, cada que un niño se acercaba, sabía que llegaría el momento de entregarla, pero nadie se imaginó que lo haría de ésta forma…



Guillermo Cortéz es sordo de nacimiento, cuando era joven conoció a Eugenia Ramírez, en el pueblo de Santa Catarina, San Luis Potosí, después de un par de meses estaban completamente enamorados, pero sabían que era momento de hacer algo, de buscar opciones para Guillermo, así que decidieron ir en busca del sueño americano. Dejaron atrás sus tierras, la familia y la oportunidad de volver al país que los vio crecer, lo único que querían era salir adelante. 




El camino no fue fácil, hubo un momento en el que Eugenia ya no podía más, cruzar  el desierto estuvo a punto de arrancarle la vida, pero Guillermo jamás la dejó, al llegar no hicieron otra cosa que trabajar. Pronto tuvieron dos pequeños, Esteban y Nicole, la vida les sonría, una linda casa, trabajos estables y sus hijos en la escuela. 

Nicole adoraba a papá, ella desde pequeña aprendió hablar muy bien el lenguaje sordomudo, podía durar horas con él en aquella banca, contándole de su día, le decía: ¨Papá yo quiero ser maestra de niños como tú¨. No pudo haber tenido más razón, pues a sus 26 años, Nicole empezó a trabajar en una escuela para sordomudos. 


Llevaba más de dos años saliendo con Patrick Hills, así que aquella tarde, él interrumpió la clase de la maestra Nicole, para decirle con ayuda de todos los pequeños ¨¿Te quieres casar conmigo?¨ , la respuesta fue un ¨¡Sí!¨ .

Estaba lista para empezar una nueva vida al lado del hombre que amaba, sus padres se pusieron contentos, pronto comenzó la preparación de la boda, vestido, salón, invitaciones, arreglos ¡La casa fue un caos durante meses! 

Pero llegó el día... 

Guillermo se sentía nervioso, ahora su princesa era una mujer, se habían terminado aquellos días en los que lloraba y con sólo un abrazo  de papá le solucionaba la vida, esa niña traviesa que saltaba de un lado a otro, ahora llevaba un lindo vestido blanco con el que se veía hermosa. El padre respiró profundo, ver a su hija bajar de aquel coche, le paralizó el corazón, se quedó quieto, observando cómo ella se arreglaba el velo, antes de entrar a la iglesia, una sensación extraña le recorrió el cuerpo, tenía miedo, miedo de no estar allí, cuando ella lo necesitara, se preguntaba si Nicole había elegido al hombre indicado. Ya era hora...  Le ofreció su brazo para caminar al altar, al ver como se miraban los novios ¡Lo supo!  Su hija sería feliz. 


Pero aún faltaba un pequeño detalle, llegó el momento de que el padre dijera unas palabras, él tenía algo más que eso…

Empezó a cantar con sólo señas la canción de ¨Yo la amé primero¨, Nicole no podía creerlo, frente a ella tenía al hombre que le dio la vida, el mismo que salió de un pueblo por un sueño, aquél que la consintió a escondidas de mamá, los años habían pasado y las arrugas habían hecho lo suyo, pero en ese rostro cansado, estaba el hombre que más admiraba en el mundo, interpretando una canción con todo su amor, las lágrimas se hicieron presentes. 

¨Desde la primera vez que respiró y la primera vez que me sonrió, yo supe que el amor de un padre por su hija es profundo¨ La canción es perfecta, explica a detalle el sentir de un padre. 


Para todos los presentes, el acto que presenciaron fue un milagro divino, pues Guillermo siempre había sido muy tímido en esta clase de asuntos. En otras palabras, detesta comunicarse en público.  ya que el señor  novios no podían con tanta emoción, pero al finalizar Guillermo le dijo bien claro al novio ¨Te voy a estar vigilando¨, porque no importa qué tanto crezcan los hijos, para los padres siempre serán un par de niños, que protegerán hasta último día de sus vidas. 



Recomendados
Recomendados