No creerás lo que hace Trump todos los días antes de dormir. El mundo ya se fue a la V3RG4


Desde su llegada a la presidencia supimos que Donald Trump sería un presidente como ningún otro, pero en esta ocasión no solo estamos hablando de su carácter y sus polémicas declaraciones. Hoy vamos a hablar de su peculiar forma de vida, ya que el empresario pasa sus días de una manera sumamente rutinaria.



El expresidente Obama terminaba todos sus días en la Casa Blanca leyendo un buen libro en el Despacho Oval, estos libros le ayudaban a tener un mejor panorama sobre lo que sucedía en el mundo. Por su parte, George W. Bush iniciaba sus labores a las 7:30 horas, luego de un rato se tomaba un momento para salir a correr con sus perros, por la tarde comía con la familia y procuraba dormir por lo menos 8 horas todos los días. Bill Clinton salía a correr tres veces por semana, algo que consideraba fundamental para poder sobrellevar el ritmo de vida del presidente.

Pero para el señor Trump la vida de presidente es sumamente diferente.

El magnate millonario no acostumbra a leer libros, no practica ningún deporte y es muy sabido que no le gusta comer de manera saludable, al contrario, su alimentación se basa en comida chatarra.

Según información proporcionada por The New York Times Donald Trump se levanta a las 6 de la mañana, pero comienza a trabajar hasta a las 9:00 horas, el mandatario acostumbra a ver los programas matutinos de televisión en la cama, también suele leer los diarios de mayor difusión.


Luego de 3 horas de informarse Trump inicia su jornada, donde sostiene reuniones con políticos y empresarios, pero siempre almuerza con el vicepresidente Mike Pence.


Alrededor de las 18:00 o 19:00 horas, el presidente concluye con su día, en ese momento regresa a la soledad de su cuarto y dedica varias horas más a la televisión y a emitir sus polémicas declaraciones a través de Twitter.

Esto por la falta de su esposa e hijo, ellos vivirán en Nueva York hasta que Barron termine el año escolar.


Desde su llegada Donald ha pasado los fines de semana en su mansión de Mar-a- Lago, a la que el denomina “Casa Blanca de invierno”. Ahí tiene oportunidad de reunirse con su esposa, sus hijos y la mayoría de sus amigos y colegas.

Otra información que se maneja en la casa blanca asegura que Donald Trump hace algo exactamente igual todas las noches: tocar una triste melodía en el piano. Así es, Trump mandó instalar su piano en la casa blanca para poder continuar con la tradición que ha hecho por años. Hasta el momento, nadie sabe identificar que canción es, pero los empleados nocturnos aseguran que se trata de una melodía extremadamente triste. 

Sabemos que el proceso de adaptación del nuevo presidente suele ser duro para cualquier persona, pero parece que el empresario Trump en verdad está sufriendo en la transición.
Recomendados
Recomendados