Mamá hambrienta en McDonalds llora después de leer una nota anónima de solo 14 palabras


El constante bombardeo de información que todos los medios de comunicación en el mundo inyectan sobre las personas desesperanza, nos hacen creer que vivimos en un mundo terriblemente cruel, pues de lo único que se habla son de las muertes, de las guerras, hambres, crisis económicas, abusos, corrupción, robos, líderes locos en los países más poderosos del mundo, entre otras cosas, sin embargo, existen historias que sobresalen de esos terribles acontecimientos para rescatar un poco la bondad que existe en el corazón del ser humano, dando una luz de esperanza para los menos afortunados que se encuentran en situaciones críticas de sus vidas. 



Un ejemplo claro de esto es un pequeño y simple acto de apoyo desinteresado para que cambió la vida de una mujer para siempre, lo increíble es que todo esto ocurrió mientras la mujer rellenaba un vaso con refresco y tuvo la amabilidad de compartir su experiencia en redes sociales. 



“Estoy sentada en McDonalds tomándome una Sprite. De acuerdo, es mi tercer Sprite. Y la mujer en la esquina. Estaba aquí antes de que yo llegara. Entra caminando un hombre con un niño pequeño, quizá de solo tres años de edad, ¨se suponía que ibas a estar aquí hace una hora¨, dice ella algo molesta. ¨Bueno, ya estoy aquí y él también¨. El hombre da media vuelta para dirigirse hacia la puerta, ¨oye, ¿tendrás algunos dólares para una hamburguesa con queso?, solo tengo dinero para una Cajita Feliz”. 


Él voltea a los lados para asegurarse que nadie está viendo y en un arranque de ira... “Al carajo, muérete de hambre”, dice y sigue caminando hacia la puerta.

La mujer solamente tuvo la reacción natural de mover la cabeza y caminar directamente a la caja junto con el pequeño, ordena una Cajita Feliz para él, pero el chico que estaba atendiendo en ese momento le dice que en su tarjeta solamente quedan 37 centavos. La mujer, completamente desesperada, se dirige  a su auto, donde busca ansiosa unas cuentas monedas que afortunadamente fueron suficientes para pagar esa comida. 

Van a tomar sus lugares en el restaurante, prepara la comida de su pequeño donde compartían un diminuto vaso de refresco, en ese momento la madre le pregunta a su hijo si puede tomar una papa y el niño le da la que acaba de morder… 


Sin embargo, la mujer que pudo observar todo esto va hacia la máquina de refrescos donde rellena su vaso, pero al ver que ese chico que estaba atendiendo la caja estaba llenando los servilleteros, y sin dudar, le dio su tarjeta de débito y le pide por favor que le dé a esa mujer con su hijo 2 hamburguesas dobles, unas papas y una bebida grande, pero que la única condición es que no le diga de parte de quién va esa orden, solamente pondría una pequeña nota. 

“Mantén la cabeza en alto y siempre ve hacia delante. Tú puedes, lo harás”, decía esa nota escrita con un pequeño plumón que utilizaba en su trabajo, en ese momento regresa el joven la tarjeta a su dueña y se dirige a tomar la comida que lleva de inmediato a la mesa donde se encontraban la madre con su hijo compartiendo unos pequeños bocados. El chico se la entrega diciendo que habían comprado eso para ella… desconfiada e indecisa pregunta quién había hecho eso, sin embargo, fue una respuesta que no pudo ser contestada por la promesa que hizo, solamente da la media vuelta y regresa a su área de trabajo. 


La reacción de la mujer fue desgarradora al momento de leer esa nota escrita en una simple servilleta, sus lagrimas corrían por su rostro, pero va directamente a rellenar su vaso y ambos comienzan a comer. 

Terminaron su deliciosa comida, definitivamente les supo a gloria, y se preparaban para salir del lugar, pero en ese momento ambos pasaron al lado de esta misteriosa mujer, se vieron a los ojos y ella solamente la susurra al odio “gracias”, pero se pregunta por qué, solamente recibió una sonrisa y un guiño al igual que de el pequeño, deseándose así un excelente día. 

Absolutamente todos en algún momentos de nuestras vidas necesitamos un pequeño empujón para salir adelante, la vida cada vez es más complicada y debemos permanecer unidos, pero recuerda que hasta en los momentos más difíciles el sol sale para todos. Únicamente recuerda “Mantén la cabeza en alto y siempre ve hacia delante. Tú puedes, lo harás”. 

Recomendados
Recomendados