El padre vio su cara y la abandonó. 21 años después ella le dio la mejor lección de vida


Sin duda la vida nos presenta pruebas que muchas veces no podemos explicar, pero es la naturaleza del ser humano sobrevivir y superar todos los obstáculos que traten de detenernos. Este es el caso de Irina Nezhentseva, quien hace 21 años se enfrentó a su máxima prueba de vida dando a luz en la ciudad de Novyj Urengoj, Rusia, a Katja, una hermosa niña, sin embargo, algo comenzó a tomar un rumbo inesperado, a la pequeña bebé comenzaron a salirle arrugas y su aspecto empezó a ser el de un anciano.

Al poco tiempo, el padre de Katja, invadido por la desesperación y en un arranque de pánico decidió empacar sus cosas y abandonar por completo a su familia enmedio de una crisis tremenda; sus únicas palabras fueron ¨no puedo soportar a la niña¨ y huyó cobardemente.




Por medio de estudios, los médicos le diagnosticaron progeria, una de las enfermedades más extrañas del mundo que provoca que el cuerpo envejezca 8 veces más rápido de lo normal y solo ataca a 1 de cada 8 millones de personas, algo increíble pero trágico al mismo tiempo. Las personas que nacen con este terrible padecimiento logran vivir alrededor de 13 años y medio, los que tienen más suerte llegan a tan solo 16 años; sin duda el Síndrome de Progeria llegó a impedirle tener una vida normal, o al menos eso creían todos.


Una de las cosas más extrañas de esta enfermedad es que los niños al nacer se ven aparentemente sanos, pero a partir de los 18 a 24 meses comienzan los evidentes signos de vejez, y a pesar de que en la actualidad no existe cura para este terrible mal, Katja desafió todos los pronóstico y su determinación y amor a la vida la hizo salir adelante con el increíble apoyo de su madre, Irina, aun sabiendo que su única hija podría morir muy pronto, y ella poco a poco se hacía a la idea de tener que vivir sin ella. Pero esto no fue así, y Katja se enfrentó a un mundo cruel, a un mundo lleno de burlas por parte de otros niños que hacían comentarios horribles sobre su aspecto físico.

Su madre Irina quedó completamente devastada al ver cómo los niños trataban a su hija haciéndole comentarios como ¨Abuela ¿por qué llevas una minifalta? ¿por qué juegas con los niños?, sin duda esas palabras afectarían a Katja, pero ella seguía determinada y más fuerte que nunca.


Cuando finalmente inició la escuela, Katja comprendió que era una persona diferente pero hizo hasta lo imposible por salir adelante.

¨Entonces me di cuenta de que no le gustaba a nadie. Cuando aparecía y la gente veía mi cara se asustaban. Yo me preguntaba ¿qué he hecho para merecer esto? Pero nunca encontraba la respuesta¨, declaró Katja en una emotiva historia de vida narrada en web Hefty.

¨Pensé mucho en eso, pero no podía aceptar mi apariencia, así que intenté cambiar mi propia imagen para mostrar mi interior. Yo quería mostrar que era una chica con encanto y con un montón de cualidades. Yo estoy segura de que lo importante es el interior de las personas¨.


Con más fuerzas e inspirada que nunca, fue exactamente lo que hizo, comenzó a ganarse a todas las personas, comenzaron a ver más allá de su enfermedad, veían su corazón y en poco tiempo fue la favorita del colegio. Si alguien se burlaba de ella tendría que enfrentarse a prácticamente toda la escuela, a todos sus amigos.

Ella comenzó a verle lo interesante y fascinante a su enfermedad, se sentía tan especial de saber que únicamente existían otras 20 personas igual que ella… ¡solo 20 personas!, algo verdaderamente increíble, lo que la llenó de energía para luchar a perseguir su sueño más preciado: ser feliz.

Cuando Katja cumplió 21 años ocurrió una de sus más grandes sorpresas, conoció a Denis, la persona que se convertiría en su esposo al poco tiempo de haberse conocido gracias a una llamada que fue hecha por error a Katja; en ese momento conoció el amor, y no cualquier amor, si no al amor de su vida, a quien lo acompañará por el resto de su vida.


Al tiempo, la feliz pareja dio a conocer una sorpresa que conmovió a todo el mundo, estaban esperando a su primer hijo... unos se opusieron, algunos otros los apoyaron, lo que era seguro es que Katja y su marido definitivamente querían traer al mundo a un nuevo ser, y efectivamente así fue, 9 meses después le dieron la bienvenida a un hermoso y sano bebé.

El fascinante y conmovedor relato de Katja finaliza con lo siguiente: ¨Estoy muy bien y muy contenta de haber tenido la confianza que me dio las fuerzas para pasar por todas las dificultades con las que me encontré. Ahora tengo un marido y un hijo, ¿qué podría ser mejor?


La historia de Katja a inspirado a millones, demostró que ningún diagnóstico médico tiene el derecho de arrebatarle la felicidad a una persona y sobre todo, que la voluntad y el amor a la vida pueden hacer verdaderos milagros. Nada puede impedirte a conseguir tus sueños. La historia de este hermosa chica se volvió tan famosa, que llegó hasta los ojos de su padre, quien arrepentido por lo que hizo la buscó desesperadamente para pedirle perdón, obteniendo solo una respuesta "Ahora que soy madre no puedo entender como un padre es capaz de abandonar a su hijo, pero no te juzgo, libera tu corazón de rencores y culpas, en el mío solo hay amor, no cabe nada más"... Con estas palabras Katja le dio a su padre la mejor lección de vida y nos demuestra que con amor, sencillamente no hay nada imposible.
Recomendados
Recomendados