El invento de este maestro mexicano salvará a la raza humana en 50 años. Ganará un premio Nobel


El mexicano Jorge Lechuga Andrade es un ingeniero químico que ya cuenta con más de tres décadas de experiencia en su profesión y gracias a sus grandes aportes a la ciencia algunos sectores de la industria se han visto en la necesidad de pensar en una nueva forma de hacer las cosas.



El tuvo la brillante idea de inventar una nueva máquina desalinizadora de agua autosustentable, por lo que no genera ningún tipo de daño al medio ambiente.

Este brillante ingeniero dedicó muchos años de su vida a la investigación de los procesos del plástico, pero su asesor en el doctorado le sugirió que enfocara su esfuerzo en la desalinización del agua, lo que generaría grandes cambios ecológicos y económicos en el mundo actual.


Jorge Lechuga cursó su doctorado en ingeniería de proyectos en la Universidad Politécnica de Cataluña, España. Fue ahí donde pudo desarrollar su proyecto, utilizando un proceso de desalinización del agua por ósmosis inversa centrífuga por generación de vórtices de Dean, lo que le valió recibir el Premio Nacional del Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos en el año 2015.


Jorge sostiene que al re-enfocar los objetivos de su estudio, logró tres nuevas aportaciones: abaratar el consumo de energía, disminuir los costos de producción y la generación de autolimpieza en las membranas del aparato que provocan la desalinización.


Su Funcionamiento. El agua entra por la parte inferior de la máquina, pasa por las membranas que giran debido a la fuerza centrifuga, después el agua limpia se separa del agua salada y ambas se almacenan en recipientes distintos.

Luego tuvo que diseñar un mecanismo de planta dual para recuperar del agua salada minerales que son de gran demanda en el mercado.


Fueron 6 años de pruebas del sistema para lograr resultados positivos y es que gracias a su entrega este ingeniero mexicano y su invento podrían erradicar la escasez de agua en el mundo y salvar a la raza humana. 

Afortunadamente el Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) y la Oficina de Patentes de Estados Unidos de Norteamérica pudieron otorgarle la patente de su invento. Además, Jorge ya forma parte de los candidatos a recibir el premio Nobel. 
Recomendados
Recomendados