Cuando una mujer desconfía, pocas veces se equivoca. Escucha a tu novia, el sexto sentido es real


“No me late” “Presiento que no es bueno que vayas” “Se me hace raro”¿Por qué te llama tanto?” “Tengo una mala espina” estas frases  y otras  similares expresadas por mujeres, muchas veces son contestadas por los varones con agresividad.   

Se trata de esa intuición de la esposa que detecta a quienes se acercan con malas intenciones y que muchas veces es interpretada como celos infundados. 


Siempre que me preguntan si las mujeres son iguales a los hombres en cuanto a capacidad y eficiencia contesto con un rotundo NO, pues querer ser iguales sería signo de inferioridad ¿O no, muchachas?



Respeto y me enorgullece compartir la admiración que siento por todas las mujeres que por gusto o necesidad deciden trabajar, por ello y aún más con motivo del día internacional de la Mujer, expresó con ustedes una de las cualidades que desde mi punto de vista las hace únicas; Esa intuición tan desarrollada que las hace detectar cosas que muchas veces nosotros nos vemos.  

Por supuesto que esa capacidad la tienen más desarrollada que nosotros los varones. Pero no hablo de quienes por causa de su baja autoestima e historia personal, ven continuamente “moros con tranchetes”.  Hablo de esa capacidad extraordinaria de analizar las cosas desde un punto de vista femenino y detectar cuando algo no anda bien.  Esa misma intuición con la cual una madre detecta la tristeza, el dolor o la incertidumbre de un hijo. 

Duele reconocerlo pero muchas veces no hacemos caso de esa capacidad que tienen las mujeres y con el paso del tiempo nos arrepentimos de errores que gracias a su intuición pudiéramos haber evitado ¿Por qué no hice caso a mi esposa? 

Por supuesto que hay una línea muy delgada que divide la verdadera intuición de la suposición infundada. Pero al paso del tiempo he confiado y seguiré confiando en la intuición de mi esposa, a quien le agradezco tanto que aplique esa capacidad en nuestra familia. 

Una de las características que forjan una relación de pareja saludable es precisamente el compartir los sueños, deseos, preocupaciones e incertidumbres con la pareja y es precisamente en esos momentos cuando se pueden tomar las mejores decisiones. 

Hay un proverbio chino que dice: “Nadie prueba la profundidad de un río con ambos pies”. Busquemos siempre un consejo y si es de la mujer que amamos y admiramos, mejor.
Recomendados
Recomendados