Corea amenaza con ataque nuclear. Mira cómo sobrevivir si una bomba cae donde vives


La población mundial está muy preocupada debido a los grandes desacuerdos entre los gobernantes de los países más poderosos; la humanidad vive atemorizada ante la probabilidad de un ataque nuclear que acabaría con la vida de millones de personas. Por lógica y seguridad, todos quieren saber qué hacer en una situación de ese tipo, sobre todo después de las recientes declaraciones de Corea del Norte, donde expresamente amenaza a Estados Unidos y a todos sus aliadas, presumiendo su potente armamento nuclear. Sin duda, el mundo está en alerta roja. 



Claro ejemplo del tremendo caos y desastre que puede causar una bomba nuclear son Hiroshima y Nagasaki, ciudades japonesas que fueron completamente destruidas por el ataque de Estados Unidos, los días 6 y 9 de agosto de 1945. Por ello, no está demás saber cómo reaccionar ante una situación de emergencia de este tipo ¿Qué debes hacer en medio de una explosión nuclear? 




A lo primero que debes prestar muchísima atención, si una bomba estalla cerca de donde estás (a menos de 80 kilómetros), es un destello de luz blanca, brillante, que te cegará por unos segundos. Si esa ceguera desaparece ¡Felicidades! Ya pasaste la primera faceta de la muerte, pero no cantes victoria, lo que sigue es lo peor... 

Lo siguiente que vendrá después de una explosión nuclear son las quemaduras de primero a tercer grado en la piel de las personas que estuvieron a menos de 16 kilómetros del estallido. Sin embargo, la señal más clara es una nube en forma de hongo que podrás ver a lo lejos y la cual, puedes estar seguro, lleva una fuerza bestial que impactará en cualquier momento hasta el lugar donde te encuentras. 


Michael Dillon, investigador del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, se dio a la tarea de advertir a la población la forma más segura de protegerse de un posible ataque nuclear. Lo primero que recomienda es que busques de inmediato un refugio, siguiendo tus instintos para alejarte lo más posible de la caída de partículas (lluvia radioactiva) que quedan en el ambiente después de la explosión y que son mortales para el ser humano. 

En dicho estudio recomienda esconderse en lugares construidos con material más denso y resistente y con los muros más gruesos, que puedas encontrar en tu camino. Por ejemplo, un edificio con paredes de ladrillo o bloque, o con estructuras de concreto y sin ventanas, de preferencia en las partes más bajas de ellas, como los sótanos. 
Si sigues estas instrucciones sólo te expondrás a una pequeñísima parte (1/200) de la radiación a la que hay en el exterior durante una explosión de este tipo. 

Aunque no existen tantos refugios antibombas en el mundo (o eso nos hacen creer), la realidad es que la mayoría de las personas no tienen acceso a uno de esos lugares, por eso la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias de Estados Unidos (FEMA) publicó una especie de gráfico mostrando cuáles serían los mejores lugares para protegerse y refugiarse ante un devastador ataque nuclear. 


La imagen nos muestra la simulación de un edificio, la cual indica que, mientras más alto sea el número que indica, mayor y mejor protección tendrás, dependiendo del material con el que esté hecho. La madera es la menos segura y con ella están hechas la mayoría de las viviendas en Estados Unidos y gran parte del mundo.

Michael Dillon recomienda, en caso de encontrarte en una estructura de madera, correr a una mejor ubicación. Pero -¡ojo!- si tienes un mejor refugio, hecho con materiales más resistentes y densos, es mejor que llegues a él en 5 minutos o menos. Si está a más de 15 minutos es mejor quedarte donde estás, pues los índices tan altos de contaminación nuclear en el exterior serían terribles para tu salud. En ese caso es mejor esperar cerca de una hora para que la lluvia radioactiva disminuya lo más posible. 


También la Agencia de Protección Ambiental (EPA) ha sugerido que mientras estés  aislado y protegido, te alejes de ventanas y puertas, además de evitar bañarte o limpiar tu cuerpo con algún trapo húmedo. Así mismo deberás quitarte toda la ropa, echarla en una bolsa de plástico y alejarla lo más posible de ti y de las personas que te rodean. Luego de unas horas, cuando puedas tomar un baño, utiliza champú y jabón, pero no frotes tu piel con mucha fuerza, para evitar que algún fragmentos radioactivo se introduzca en tu organismo. No se recomienda usar acondicionador, pues éste provoca que el material radioactivo se quede en tu cabello. Limpia bien tu nariz, párpados, pestañas y orejas, procurando deshacerte de cualquier residuo. 

Por último, pero no menos importante, es súper necesario que el agua que consumas sólo provenga de una botella sellada, e ingerir alimentos que hayan estado bien almacenados y en recipientes muy bien cerrados, hasta que un equipo especializado te encuentre y estés totalmente a salvo. Recuerda escuchar constantemente la radio para tener la información correcta de lo que está sucediendo y mantenerte al tanto de lugares en los cuales pueden ayudarte. 


A pesar de la crudeza de estos consejos, a los cuales se espera ninguna persona tenga que recurrir nunca más, sabemos que los roces entre las naciones más poderosas del mundo, tarde o temprano podrían desatar una guerra de consecuencias inimaginables por el uso de las armas más mortíferas de toda la historia, especialmente la bomba nuclear.

Recomendados
Recomendados