Bebé dejó de respirar por este error que todas las madres comenten...Comparte para que no se repita


Pamela Rauseo es una mujer de Florida que vivió una experiencia horrible. Mientras conducía a casa con su sobrinito de 5 meses, Sebastián,  el niño dejó de respirar y estuvo a punto de morir. 

El caso dio la vuelta al mundo, pues mostró la importancia de cuidar cada detalle al momento de estar con niños pequeños, pues un descuido puede provocarles la muerte. Queremos que conozcas estas historia y que te prepares para no vivir una situación igual...



Horas antes de la tragedia todo había sido diversión. Habían estado en el parque después de haber visitado al pediatra para una revisión de rutina, jugaron en la arena, en unos columpios y Sebastián estaba feliz.

La hermana de Pamela era la madre del niño y como por ahora Pamela no era madre, su sobrinito era lo que más adoraba. Era común que salieran a pasear y que las redes sociales de Pamela estuvieran llenas de las fotos del bebé, por lo que en esta ocasión no sorprendía que anduvieran juntos. La madre del niño le había pedido que le ayudara con esta cita médica. 



Mientras conducía, Pamela notó que Sebastián no dejaba de llorar y aunque se apresuró a casa, la situación cada vez era más tensa. Sebastián estaba un poco resfriado pero pensó que no era nada grave, hasta que dejó de escuchar el llanto del bebé. Se paró al lado de la carretera y lo vio morado…no estaba respirando.

Pamela bajó al niño del auto y quiso llamar a emergencias pero el teléfono resbalaba de sus manos por la angustia. ¿Qué había hecho que su sobrino dejara de respirar? Cada minuto era crucial, trató de reanimarlo, llegaron otras personas a ofrecer ayuda y policías, se turnaron para poder darle respiración cardiopulmonar y poco a poco, el bebé pudo respirar solo, recuperó su color y estalló en llanto.



Cuando los doctores lo revisaron, se dieron cuenta de que la congestión del niño había tapado sus vías respiratorias. También descubrieron que el niño tenía una serie de quistes en la tráquea. El pequeño había nacido prematuramente después de que su mamá notara que había dejado de moverse en su vientre. Ahora, había estado cerca de morir por segunda vez y su madre estaba convencida de que algo grande ocurriría con su vida, que ese era el motivo que le había hecho permanecer en la Tierra. 

Pamela y Sebastián tuvieron un buen desenlace  porque actuaron rápido pero lamentablemente existen muchas otras personas que no corren con la misma suerte. Aunque no lo creas, esta es una de las causas más comunes de muerte en los niños, sobre todo en los bebés, pues desafortunadamente muchas personas creen que la congestión nasal no es algo delicado, ignoran que esto podría costarle la vida a sus hijos.  


La recomendación de los pediatras es cuidar las vías respiratorias de cualquier obstrucción y conocer las técnicas de reanimación para actuar de inmediato en situaciones de emergencia. El caso de Sebastián ha sido parte de las campañas para crear conciencia sobre estas importantes técnicas, incluso la Cruz Roja le brindó un reconocimiento a la familia. 

Recomendados
Recomendados