8 razones por las que amo a mi esposo aún más después de tener un bebé


No hay forma de negar que un bebé nos cambia la vida para siempre y mucho se habla sobre el impacto que tienen en la vida de una mujer, pero hoy queremos que hagas una pausa para hablar de un tema cercano: la forma en que un bebé transforma a un hombre.

Las parejas pueden tener una dinámica establecida, pero desde el momento en que ven a ese pequeño ser abrir los ojos al mundo algo cambia en el corazón de los nuevos padres. En esta ocasión te compartiremos la experiencia de Julia Rivers, joven originaria de Sacramento, Estados Unidos, quien recurrió a las redes sociales para hablar de cómo se enamoró más de su marido después de dar a luz a su primer bebé.  

“No fue sino hasta que en verdad vi a mi esposo en acción cuando supe que lo iba a amar más ahora que habíamos tenido un bebé”, escribió Julia en el mensaje. Las razones que compartió fueron las siguientes : 


1.- La felicitó por el dolor físico que soportó en el parto

Desde las contracciones hasta esperar que estuviera completamente dilatada, David, el esposo de Julia, no se alejó de ella. Le sostuvo el balde para vomitar, la tomó de la mano aunque la apretó varias veces por el dolor, le dio agua, hielos, todo para que se sintiera lo más cómoda posible. 

Pero las atenciones no terminaron ahí. Ya en casa la ayudaba a bañarse porque ella no podía agacharse y moverse libremente los primeros días, hasta le rasuró las piernas y no dejaba de decirle que era la mujer más valiente que había conocido. 

2.- Podía ver el niño que fue al observarlo interactuar con su bebé

David hacía las caras más ridículas y graciosas que pudiera imaginar para divertir al bebé, inspeccionaba sus manitas y sus pies con tal delicadeza que era como tener un tesoro en las manos. Julia veía en cada uno de esos momentos a un David fascinado por las maravillas de la vida. 

3.- David quería tener más hijos cuando Julia lo deseara

Sin duda ser padres era la labor más dura que habían hecho juntos, pero no por eso iban a quedarse sólo con este bebé. David constantemente hablaba de los hijos que quería tener cuando Julia se sintiera lista, pues estaba consciente de lo que implicaba para su cuerpo, de que quizá iría a buscar de nuevo un panqué de arándanos a las dos de la mañana, de que volvería a dar varios masajes a los pies de Julia por la hinchazón en sus tobillos producto del embarazo, de que habría muchos cambios de humor en su mujer… pero quería vivirlo todo otra vez. 

4.- Era un experto en cambiar al bebé y bañarlo

No importaba que el pañal estuviera a reventar de pipí o de popó a las 3 de la mañana, David no se quejaba y limpiaba al bebé amorosamente. De repente estaban viendo la televisión, trataban de dormir al bebé y éste vomitaba o escupía un poco, pero este súper papá lidiaba con todo pues sabía que era parte de su nueva labor. Julia se derretía de amor cuando lo veía limpiarlo.

5.- Insistía en que Julia era la mejor mamá y ella lo creía

Cuando se es papá o mamá por primera vez, todos dicen que “se está haciendo un buen trabajo”, pero para Julia los cumplidos de David estaban llenos de verdad, pues a él le tocaba consolarla cuando lloraba en el baño porque se sentía cansada, cuando la veía molesta por no tener tiempo de maquillarse o peinarse porque el bebé había despertado antes de su siesta. También le acomodaba la almohada cuando cabeceaba mientras alimentaba al niño en la cama. 

6.- David despertaba cada hora a ver que el bebé estuviera durmiendo bien

Cuidaba cada detalle al colocarlo en la cuna y podía dar varias vueltas durante la noche para asegurarse que estuviera bien, entonces se acercaba para escuchar su respiración y se quedaba viéndolo dormir plácidamente. 

7.- Ayudaba más en casa

David sabía lo cansado que era cuidar al bebé y le decía a Julia que no se preocupara por nada más. Antes tenía poco tiempo de ayudar en la casa pero ahora siempre llegaba y hacía algo de limpieza, en algunos casos los baños, en otros echaba ropa a lavar, le pedía a Julia que no cocinara y llegaba con comida de su restaurante favorito, entre otros detalles. Ella se sentía segura y valorada, David la apoyaba en todo. 

8.- Se convenció aún más de que él había sido la mejor decisión de su vida

Julia sabía que David era un gran hombre, pero ahora al verlo en esta nueva faceta de padre de familia, se sentía más segura sobre las razones que lo convertían en el hombre de su vida. David se daba tiempo para cumplir con excelencia en su trabajo pero también estaba al pendiente de ella y de su bebé en todos los sentidos, no era un papá que se olvidara de su esposa o un esposo que se olvidara de su hijo. 

Sobra decir que el mensaje se compartió miles de veces y ahora inicia una nueva historia, pues David y Julia anunciaron que están esperando a su segundo bebé. ¿No te parece maravilloso? 

Si has vivido la experiencia de ser madre o padre por primera vez, seguro identificaste varias de estas actitudes en tu pareja. Recuerda agradecerle todos los esfuerzos que realiza por la familia.

Te invitamos a compartir esto con todos los papás primerizos que conozcas para que valoren el trabajo que están haciendo. 

Recomendados
Recomendados