7 impactantes fotos de Amy Winehouse que prueban que el amor puede ser letal


Sin lugar a dudas el amor es el sentimiento que mueve al mundo y la verdad es que a todos nos encanta vivir enamorados. Sin embargo, el experimentar este sentimiento no significa que debemos de sacrificar nuestro propio bienestar por la persona que amamos.



El ignorar esto ha provocado que muchas veces nos relacionemos con personas que solo nos hacen daño y nos van destruyendo poco a poco. Esa fue precisamente la historia de la popular cantante Amy Winehouse antes de terminar con su vida…

Durante toda su vida Amy buscó a un hombre perfecto de quien enamorarse, por desgracia se sentía atraída a chicos que le ofrecieran un poco de protección, esto porque ella siempre tuvo problemas de baja autoestima.

Con solo 27 años Amy fue encontrada muerta el 23 de julio del 2011 en su departamento de Londres. En ese momento las autoridades señalaron que la causa fue una sobredosis. 

“Todo lo que Amy hizo lo hizo en exceso: bebió en exceso y también se desintoxicó en exceso”, dijo el padre de Amy luego de su muerte.

Amy Winehouse murió de amor. La caída de Amy comenzó en el año 2004, cuando en un bar de Londres conoció a Blake Fielder. En ese momento ambos estaban en una relación, pero su atracción fue tan grande que no pudieron contenerse.


Después de un año de relación, en el 2005, Blake decidió abandonar a Amy y regresar con su ex novia. La cantante empezó a consumir pastillas para evitar la depresión y además fue diagnosticada con bulimia. Con el paso de los meses logró salir un poco adelante y lanzó su disco “Black to Black” en el 2006, lo que le hizo recuperar la felicidad.


Pero en 2007 la pareja se encontró y reanudaron su relación. En mayo de ese año se casaron y fue la época en la que Amy empezó a consumir drogas fuertes. En una entrevista su esposo confesó haber introducido a su pareja en ese mundo. “Nos amamos de una manera intensa y probablemente de una forma mal sana y co dependiente”, señaló Blake en alguna ocasión.


En una ocasión la pareja mostraba heridas en sus manos y sus rostros. Después de la muerte de Amy se estrenó el documental “Amy Winehouse: La historia no contada”, en el que Blake confesó:

“Tuvimos una fuerte pelea, perdimos el control y yo rompí una botella y se me enterraron algunos cristales.

Ella me vio con miedo o amor o lo que fuera que fuera eso y como una extraña muestra de amor se hizo lo mismo a ella”. 


Más tarde en ese año la cantante canceló una serie de conciertos por motivos de salud, pero la realidad es que la había sido internada por sobredosis de heroína, crack, cocaína, ketamina y alcohol. 


“No puedes tener una relación y ser adicto a la heroína; no puedes. Si no tienes acceso a dinero vas a tener que ir a robar y terminarás en la cárcel; esa no es vida”, admitió Blake.  En su momento la cantante dijo en una entrevista: “Me enamoré de alguien y eso no me hizo nada bien”.


Sin embargo, Blake tenía un enorme poder sobre Amy, en repetidas ocasiones la cantante decidió alejarse de el, pero todos sus esfuerzos fueron inútiles. Siempre terminaban juntos y el resultado siempre fue catastrófico.



Amores que matan…

Amy nunca pensó que su relación terminaría de esa forma, en un principio ella se llenó de ilusiones y estaba completamente enamorada de Blake.

Intentó rehabilitarse y retomar el control de su vida, pero el amor de Blake siempre estuvo ahí para sumergirla en un mundo de caos, el mismo que terminó por arrancarle la vida.
Recomendados
Recomendados