6 señales en nuestro cuerpo que prueban que SÍ evolucionamos de los monos


¿Cuál es el verdadero ancestro más antiguo del ser humano? Este es un debate que lleva millones de años entre la comunidad científica y la religiosa, donde unos alegan que las personas fueron creadas por un ser extraordinario llamado Dios. Por otra parte, los científicos defienden su postura de la evolución del chimpancé o mono, a un homo sapiens, y para comprobarlo han revelado 6 rasgos que todo ser humano sigue conservando de su descendiente directo: el simio. ¿Quieres saber cuáles son? 



El ser humano se ha visto sometido a una serie de cambios físicos gracias a la famosa evolución, sin embargo, hasta la fecha sigue conservando algunos órganos que aparentemente no tienen ninguna función para el cuerpo, pero la comunidad científica asegura que son rasgos que se siguen conservando de los antiguos ancestros. ¡Toma nota!



1. Músculo palmar 


A pesar de que no todas las personas lo tienen por razones genéticas se trata de un pequeño ligamento que puede ser visible al momento de unir tu meñique con el pulgar. La razón de su existencia es porque en un comienzo se contaba con una especie de garras que ayudaban a trepar los árboles y atrapar a nuestros alimentos. 

2. Piel de gallina


Seguramente has tenido esa sensación, especialmente cuando sientes alguna emoción fuerte o simplemente por el frío. Sin embargo, la realidad es porque los primeros humanos desarrollaron esta propiedad de endurencer los poros de la piel para conservar el calor interno del cuerpo en climas extremos, por eso no es casualidad que también los animales se ericen y tengan un aspecto más amenazante y agresivo. 

3. Pliegue epicántico


Este es un rasgo bastante característico de los mongoles, aunque también es común verlo en otras razas de humanos, que es esa capa de piel que recorrer todo el ojo hasta llegar al lagrimal… que en realidad no sirve de absolutamente nada, pero es un recordatorio al ser humano para hacerles saber la descendencia animal que tiene. 

4. Pliegue semilunar en el lagrimal


Esta parte del ojo fue bautizada por la comunidad científica y médica como un “tercer párpado” que es capaz de cubrir una pequeña parte del globo ocular (ojo), sin embargo, son de esos órganos de los cuáles se sigue sin descubrir su verdadera función, aunque se cree más que ha perdido su razón de ser original debido a la evolución. 

5. Punto de Darwin


Mejor conocido como “Tubérculo de Darwin”, que es una especie de cartilago que todavía tienen algunas personas en el oído en forma de punta, pero se ven con mayor normalidad en los mamífernos, sin embargo, también es uno de los órganos que ha perdido su función con el paso del tiempo. 

6. Muelas del juicio


Estas muelas no sirven de absolutamente nada, bueno, solamente para hacernos sufrir con un insoportable dolor, sin embargo, han perdido su función debido a que en la antigüedad era necesario contar con 32 dientes para poder masticar los alimentos, pero con el paso de los años, y la dieta en alimentos blandos que la mayoría tiene hoy en día, se han convertido en algo innecesario en la vida de todo ser humano.

Recomendados
Recomendados