Su hijo decía que alguien lo visitaba en las noches, cuando reviso la cámara encontró algo peor…


Esta terrible historia REAL  fue dramatizada en un programa de televisión para concientizar a los padres ya que sus hijos podrían estar en grave peligro.

Los padres del pequeño estaban tan horrorizados que no quisieron revelar su verdadera identidad, sin embargo quieren advertir a todos, por eso serán conocidos en esta historia como Ben, Sarah y su hijo Jay.


Todo empezó para los padres de Jay, cuando un día el bebé aterrorizado no quería quedarse solo en su habitación a la hora de dormir, estaba en pánico y lloraba desconsolado aferrándose a sus padres con fuerza, entonces ellos lo llevaron a otra habitación donde el pequeño logró calmarse un poco, entonces mientras Sarah lo cargaba en sus brazos decidió preguntarle por qué tenía miedo.


Sarah le preguntó a su pequeño la razón de su gran temor a quedarse solo por la noche, entonces la respuesta de Jay los dejó fríos, el bebé de tan solo 3 años les dijo a sus padres, que cuando estaba a solas en su habitación alguien lo visitaba, sobre todo en la noche, pero los padres a pesar de estar sorprendidos por la respuesta del chico, decidieron calmarlo y asegurarle que no era real, que tal vez solo era un sueño o su imaginación.

Pero una noche en especial, los padres de Jay decidieron colocar cámaras para descubrir que era realmente lo que le atemorizaba a su hijo y grande fue su sorpresa cuando al revisar las grabaciones escucharon una voz, era la de un hombre susurrándole  a su hijo. Los padres estaban aterrados y no sabían lo que sucedía,  pero al entrar a la habitación aún con las luces apagadas notaron que no había nadie más allí.


Entonces ¿De dónde venía la extraña voz? Pues al acercarse de forma sigilosa empezaron a seguir el sonido, al principio no sabían que pensar, ni qué era lo que pasaba, pero después de buscar un rato, se dieron cuenta que el sonido venía del monitor del bebé.


La cámara había sido infiltrada de forma remota, un hombre estaba espiando a su pequeño, no sabían desde cuándo y ni lo que esa persona conocía de ellos.


Pero lo más perturbador para los padres era el motivo de este acosador ¿Para qué quería ver a su hijo? ¿Qué cosas le habría dicho? Su hijo estaba en peligro.


Pero a pesar de que llamaron a la policía y se realizó una detallada investigación, nunca encontraron al culpable (si era solo un hombre o varias personas), no supieron que tipo de cosas le decía a Jay, ni el motivo, sin embargo los investigadores afirmaron que la razón más común es la búsqueda de la “felicidad” y  el “gusto” que  estas personas enfermas sienten al ver a niños.


Los padres estaban tan aterrados que decidieron mudarse al otro lado del país y cambiar de identidad como medida para proteger a su bebé.

Los expertos en tecnología, recomiendan ser cuidadosos con sus contraseñas de wifi, que no se la brinden a cualquier persona, la cambien constantemente (al menos una vez por semana) y que no compartan la misma contraseña con otros dispositivos, como lo era en este caso el monitor del bebé.

Desafortunadamente al igual que muchos crímenes cibernéticos, estos también son difíciles de investigar, ya que los culpables suelen ser personas con un amplio conocimiento tecnológico, por eso toman medidas para no ser descubiertos. 

Sin duda esta historia es aterradora y perturbadora, el terror de cualquier padre, sin embargo es algo que le podría suceder a cualquier persona, de hecho le está sucediendo a cientos de familias en este momento sin siquiera darse cuenta de ello.

Por eso es de suma importancia compartir esta nota con quienes tienen pequeños, es necesario protegerlos de los acosadores y agresores de menores, esta información podría salvar a decenas de niños.

Recomendados
Recomendados