Su abuelo murió y sólo les dejó un garaje. Cuando lo abrieron nadie podía creer lo que veían


“El viejo Harold” Fue un hombre solitario que vivió en Newcastle, Inglaterra, su esposa ya llevaba más de 20 años muerta, así que sólo se dedicaba a trabajar y trabajar, sus hijos ya eran mayores, con los problemas de sus familias, les quedaba poco tiempo para visitar a papá, así que Harold Carr vivía con la soledad, la casa era silencio total, sólo en fechas navideñas su hogar se llenaba de los pequeños pasitos de sus nietos, hasta que aquella tarde su hija Juliette, recibió una llamada…


Si no puedes ver este VIDEO da click AQUÍ:



Recomendados
Recomendados