Las 7 profesiones más extrañas del mundo. Todas amarán la #5


Todos soñamos con un trabajo divertido cuando seamos grandes. Y cuando llegamos a ser grandes, nos damos cuenta que eso casi nunca existe: a menos que seas youtuber no te queda más que echarle ganas y matarte en algo que pague más o menos bien para más o menos vivir.



Aunque también podría ser que estás buscando en el lugar equivocado. Hay lugares que sí ofrecen trabajos interesantes, divertidos y hasta raros que por mera curiosidad te gustaría tratar. Aquí te traemos 7 de ellos: tal vez en la lista encuentres tu vocación. 

1.- Paseador de patos


Tu gato prefiere morir antes que dejarse pasear, y tu perro es tan inquieto que simplemente resulta imposible… ¿pero qué tal un pato? Edward Pembrok paseaba los patos de un hotel de lujo dos veces al día, llevándolos a refrescarse y hacer otros ejercicios… ¡por 50 años! ¿Te imaginas?

2.- Contador… de peces



Todo lo que empiece con “contar” es aburrido, pero este trabajo se salva. Acuarios y otros lugares con gran cantidad de estos animales necesitan contadores para ver cómo va la población, notar si faltan o sobran demasiados… si te apasiona el mar y el excel, este trabajo podría ser para ti. 

3.- Afilador de lápices


Cuando rompías la punta del lápiz por cuarta vez consecutiva te preguntabas si no habría una forma más fácil (aparte de usar una pluma, obvio). Pues David Reese decidió tomar la vía difícil y se convirtió en un profesional, y su forma artesanal de sacar punta le garantiza hasta 35 dólares por lápiz…más de lo que muchos ganan en un día de trabajo. 

4.- Instalador profesional de diablitos


Irónicamente ganando más que aquellos que sí trabajan en electricidad, estos héroes locales arriesgan su vida para llevar la magia de la electricidad y el cable a tu hogar. Habrá alguno siempre que los recibos sean caros e injustos así que los tendremos por un buen rato. 

5.- Diseñador de ropa interior


Hay diseñadores hasta de ropa para perro, ¿por qué no habría alguien dedicado a la ropa interior? Si ya te hartaste de empacar salchichas en el súper, inténtale con esto: será más divertido empacar éstas. 

6.- Recolector de pelotas de golf



Todos odiábamos ir por la pelota de futbol cuando el maleta del equipo la volaba, pero ¿sabías que te puedes hacer rico con esa habilidad? A los ricos les da tanta flojera por recoger las pelotas que volaron en el golf que le pagan a gente para ir por ellas; y obviamente, con excelentes propinas. 

7.- Maquillista de muertos


¿Nunca has dicho “Este trabajo sería lo mejor si no fuera por los clientes”? Pues aquí no lo dirás nunca más: un cliente muerto jamás se quejará, ni te hará reclamos… ni nada, ¡está muerto! Será el trabajo más relajante que nunca tendrás.

Probablemente no encuentres preparación para estos trabajos en tu universidad más cercana, pero no te preocupes: solo encuentra a alguien que lo haga y pídele ser su aprendiz. 
Recomendados
Recomendados