La escalofriante historia de la niña que fue encerrada y torturada por mas de 25 años por su…


¿Te has enamorado del hombre equivocado? nadie elige al dueño de su corazón, cuando el amor llega simplemente se va la razón, esa persona te hace sentir a niveles que nunca pensaste, no te importa nada que no sea estar a su lado, da igual el tiempo que pase, quieres que forme parte de tus días hasta el final, desde el primer momento que cruzaron miradas sabías que serías de él, no hay nada que no te guste, porque hasta sus defectos te envuelven, pero ¿Qué pasa si es casado? 


Los sentimientos no entienden de lazos o papeles firmados, simplemente llegan en el momento inesperado, así como sucedió en el año de 1850 en Francia, Blanche Monnier, una joven hermosa de 25 años, proveniente de una familia adinerada, su madre heredera de una gran fortuna y su hermano Marcel un prestigioso abogado, la chica no tenía nada de qué preocuparse, pues su vida estaba prácticamente resuelta. 




Sin embargo, aquella tarde decidió dar una caminata en la plaza, mujeres de alta sociedad por todos lados, unos cuantos músicos tocando en las esquinas, el clima era bastante agradable ni frío ni calor, Blanche se contoneaba mientras abanicaba su rostro, inesperadamente tropezó y al levantar la mirada aquella mano áspera pero tibia la levantó. Benjamin Renoir era el hombre más apuesto que habían visto sus ojos, enseguida se sacudió y su presencia la sonrojó. Desde entonces las caminatas por la plaza se convirtieron en su más bonita costumbre. Benjamin y Blanche cada vez se conocían más y esas tardes de té eran su mejor nido de amor. 


Pero el paraíso duró poco, pues las habladurías corrieron por todo el pueblo y al parecer Benjamín estaba casado, no por nada a sus casi 40 años enamoró a una chica de 25, el hombre tenía un matrimonio de 10 años y 2 hijos. Blanche no podía creer que fuera el mismo, sin embargo, enfrentó a Benjamín y  él se lo confirmó. 

Blanche quedó helada ante tal confesión, aquella noche se convirtió en la primera de su infierno, ¿Cómo explicarle al corazón? ¿Cómo decirle que no es la persona indicada? ya era muy tarde para dejar de quererlo, sus pensamientos eran él, quería que sus hijos lo llamaran ¨Papá¨, pero él ya tenía a pequeños que lo hicieran. Estaba destrozada, no quería ser la amante, ni siquiera había tenido contacto con otro hombre, pero a pesar de todo estaba segura de que Benjamín era el hombre de su vida. 


Durante semanas se encerró en su cuarto, su madre y hermano estaban preocupados, le dijeron que había muchos hombres dispuestos a amarla, hombres solteros, pero ninguno atrapó a Blanche. Entonces decidió ir a buscarlo, le mandó un mensaje con sus sirvientes diciéndole que lo esperaba afuera, ¡Quería convencerlo de que se fugaran!  


Benjamín por fin llegó, estaban locos de amor, se besaron arrebatadamente y el coche fue suficiente para que esa noche aquel hombre la hiciera suya hasta el cansancio, ahora Blanche estaba segura de que haría lo que fuera por quedarse a su lado. Se quedaron dormidos y un par de rayos de sol en la ventana dieron el aviso de que había que volver, sin embargo no imaginaron que el calvario comenzaría, varios hombres esperaban afuera del coche, tomaron a la fuerza a Blanche y se la llevaron. 



La esposa de Benjamín, Bernadette, una mujer fría y despiadada por naturaleza, pero ahora dolida por la traición de su marido, estaba lista para hacer pagar con sangre a la amante, en su mansión mandó a encerrar a Blanche, lo último que le dijo fue: ¨Te has metido con el hombre equivocado y pagarás por ello¨. 


La mantuvo encerrada durante años, al principio le daba de comer unas cuantas veces a la semana, pero poco a poco la comida disminuyó, le daban las sobras, vivía en la oscuridad, un cuarto pequeño y el suelo helado eran lo único que tenía, se acostaba en sus propios desechos, el dolor era tan insoportable que terminaba vomitando constantemente, así estuvo durante ¡25 años! la belleza que la distinguía desapareció y se convirtió en un esqueleto andante, no importaron los lamentos, su llanto desgarraba el alma pero a Bernadette nada la conmovió. 


Hasta que una mañana la Procuraduría General de París recibió una carta en la que le explicaban que en la casa de Bernadette había una mujer presa, cuando comenzaron la investigación, no fue necesario buscar mucho, pues el mal olor que se desprendía de aquel sótano daba náuseas. Blanche comenzó a gritar aterrorizada, el encierro la había vuelto loca y la llevaron directo al manicomio.  Bernadette terminó tras las rejas y de Benjamín no se supo nada, pues por más que cuestionaron a su esposa simplemente dijo que hace 25 años había desaparecido. 



Recomendados
Recomendados