Esta es la razón por la que NUNCA debes jugar con tu bebé a lanzarlo por los aires. Arruinarás su vida

 saludinfantil  lanzaralosninosalaire lanzarunbebealaire jugarconunbebe lastimaraunbebe peligroinfantil peligroparaninos

Cuando se juega con un bebé, una de las actividades más comunes es lanzarlos al aire, pareciera que el pequeñito ama esa sensación de ser tirado por el aire y de nuevo caer en los brazos de quien está con él, el bebé ríe como pidiendo más  y se hace una y otra vez ¿Pero qué tal si ese momento de diversión terminara convertido en una gran tragedia? Varios médicos han indicado que este juego es un peligro latente y podría provocar la muerte del menor.


De acuerdo a los especialistas, el problema derivado de lanzar a los niños al aire se conoce como “síndrome del niño sacudido” y puede ocasionar problemas en el momento y también posteriormente.




Los médicos han explicado que por una parte está en los daños en los huesos, músculos y articulaciones. Los niños y los bebés aún no terminan de desarrollarse, por lo que estos movimientos podrían lastimarles gravemente.

Ahora, también debemos de considerar sus funciones neurológicas. Al lanzar al niño al aire, se provoca que el cerebro se golpee con las paredes del cráneo, provocando lesiones internas y hemorragias. El daño derivado de estos golpes podría ser irreversible.


Entre los problemas de salud más comunes relacionados al síndrome del niño sacudido se encuentran padecimientos como : 



1.- Problemas en la audición, incluso la pérdida del sentido del oído.

2.- Retraso mental.

3.- Ceguera

4.- Problemas de lenguaje.

5.- Problemas de aprendizaje. 

6.- Parálisis cerebral.

7.- Muerte.

8.- Trastornos motores.

9.- Convulsiones.

10.- Parálisis.

11.- Lesiones en la médula espinal.

12.- Ataques epilépticos.


Los especialistas hacen un llamado a la población para que eviten este y otros juegos bruscos. Si por algún motivo se da un movimiento de estos, los síntomas que alertan sobre un problema serio son convulsiones, rigidez, pérdida del apetito, vómito, piel pálida o azulada y temblores, se deberá acudir con el médico de inmediato pues el tiempo en el que el menor sea atendido será crucial para que pueda recuperarse.

Recomendados
Recomendados