7 hábitos que haces todos los días y que son malos para el cerebro


El crecimiento intelectual de la humanidad a través de los años siempre ha sido algo fascinante. Los avances tecnológicos, así como médicos que mejoran la calidad de vida y el reforzamiento de la educación han provocado que en los últimos 50 años el coeficiente intelectual de la humanidad haya aumento drásticamente. 

Desafortunadamente, esto ha parado, incluso hay científicos que aseguran que el coeficiente intelectual promedio de la sociedad actual no sólo ha detenido su avance sino que también se podría encontrar en retroceso.


La inteligencia es muchas veces definida como la capacidad de resolver problemas en un corto periodo de tiempo. Por otra parte, actualmente la tecnología se encarga de hacernos la vida más fácil y por ende, acortar nuestra capacidad para tomar decisiones en situaciones difíciles. Esto hace que nuestro cerebro actué de manera más lenta y seamos menos capaces intelectualmente. 



La periodista India Sturgis ha listado las 7 formas cotidianas en la que estamos arruinando nuestro cerebro. 


1. Comer demasiadas grasas saturadas.


Consumir cantidades industriales de grasa saturada (tocino, mantequilla, huevos fritos) provoca que disminuya la producción de dopamina en nuestro cerebro. “¿Y a mí que me importa?”. Bueno esto provoca que tu cerebro responda de manera más lenta, daña la memoria y te dará un sentimiento de profunda depresión. El problema también recae en que es adictivo comer grasita, un estudio de la Universidad de Montreal asegura que las grasas saturadas pueden provocar un efecto adictivo parecido al de la heroína. Así que detén esos huevos fritos con tocino y  mejor éntrale más a las verduras.

2. Hacer muchas cosas al mismo tiempo.

En la sociedad actual, ser multitareas se aprecia mucho dentro del mercado laboral. El problema es que esa capacidad no existe como tal. El cerebro no puede hacer dos cosas al mismo tiempo (bueno sabemos que le recuerda a tu cuerpo que respire, pero eso es harina de otro costal). Lo que realmente pasa en el cerebro humano es que nuestra mente cambia de atención a la tarea que estemos haciendo, lo cual representa un esfuerzo cognitivo. Earl Miller, profesor de MIT, afirma que el cerebro no fue hecho para ser multitarea. Se cansa rápido ya que usamos el doble de glucosa que es la gasolina del cerebro. Así que mejor, aunque te tardes, concéntrate en una sola cosa. ¡Tu cerebro te lo agradecerá! 

3. “Googlear”.

Vivimos en la era de la información, podemos acceder a cantidades descomunales de datos con la facilidad de un clic. Aunque pareciera lo contrario, hacerlo tiene un efecto secundario muy negativo en nuestro cerebro. 

Ser capaces de acceder a números de teléfono, recetas, direcciones, nombres, eventos quiere decir que no desarrollamos nuestra memoria, ya que ni siquiera nos interesa guardar esa información en nuestra cabeza porque confiamos mucho en que Google nos dará todas las respuestas y no necesitemos recordar. La Universidad de Columbia demostró que en un lapso de 15 años nuestro promedio de atención ha disminuido de 12 segundos a 8. 

4. AZÚCAR 

La Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) demostró por medio de un experimento con ratas de laboratorio que las que consumían más concentración de fructosa resolvían de manera más lenta sus problemas. La razón recae en que nuestros niveles de insulina se ven modificados al momento de convertir azúcar en energía.  

La Dra. Sarah Brewer, una nutrióloga médica advierte que el daño que provocan los alimentos dulces es impactante sobre nuestra materia gris. “Las células del cerebro necesitan glucosa para funcionar propiamente pero un exceso de esta sustancia causará un sentimiento de cansancio”.

5. Televisión Basura

Y no es broma, un estudio austriaco realizado por el psicólogo Markus Appel mostró a 81 participantes del estudio un guión de una historia falsa tipo reality show. Concluyendo la lectura, los estudiados tomaban un examen de conocimiento general. 

Los participantes que no consumen televisión basura tuvieron mejores resultados que los que tienen un bagaje de televisión chafa más amplio. Mejor ya córtalas con Laura Bozzo, a la larga te hará más inteligente. 

6. No poder dormir bien

Lance Kriegsfeld, de la Universidad de Berkeley, explica que el cambiar los hábitos a la hora de dormir afecta al cerebro a la larga en nuestra capacidad cognitiva. Se tiene que respetar el ciclo de la noche, de lo contrario el hipocampo (el área de cerebro que maneja el proceso de memorización) no producirá nuevas neuronas. Descansa y tómate tu tiempo a la hora de dormir. 8 horas mínimo. 

7. Mascar chicle. 

Tal vez parece el más inocente de todos, pero sus efectos son muy dañinos para el cerebro. Earl Miller afirma que al masticar chicle engañamos al cerebro porque iniciamos un proceso de alimenticio que no concluye. Masticar chicle es un ejercicio físico que afecta la circulación de sangre en el cerebro. En cuanto desaparezca el sabor de la goma, deshazte de ese chicle. 

Sigue estas recomendaciones científicas y la capacidad de tu cerebro crecerá conforme pasen las semanas.
Recomendados
Recomendados