7 formas de superar un engaño o infidelidad. Comparte con tu amiga que está sufriendo



Terminar una relación no es sencillo, pues se experimentan muchísimos sentimientos que no son nada agradables: ira, frustración, tristeza, deseos de estar nuevamente al lado de esa persona y mucha melancolía, causada por el recuerdo que sigue vivo en la mente.


Es muy común que mientras dura la etapa del enamoramiento, donde todo parece felicidad, besos, caricias y cosas bellas, la relación funcione perfectamente, pero una vez que las hormonas se tranquilizan y el tiempo pasa, algunos se dan cuenta que no buscan algo estable, tienen miedo al compromiso y prefieren ir por su cuenta; es aquí cuando la personas que se negaba a esta idea comience a tener sentimientos negativos, pero una vez que el noviazgo se termina, lo mejor es seguir adelante y continuar tomando en cuenta que la vida sigue. 



Lo más complicado es hacerse a la idea de que otra vez se es soltero o soltera y que lo más importante son las necesidades propias, para ello se debe tomar en cuenta lo siguiente: 

1. Existen 5 etapas de duelo

Esos sentimientos encontrados, la llamada cascada de emociones, es comúnmente a causa de estas facetas por las que pasa una persona que ha sufrido una pérdida, en este caso una ruptura amorosa; primero la negación que muchas veces no permite que veamos más allá, pues el cerebro aún no se hace a la idea de que aquella relación de tanto tiempo, se haya terminado; el enojo, viene después, la ira hacia la persona que de manera “egoísta” (según nuestro nivel de frustración y coraje) se ha alejado; negociación, en la cual se vive una especie de consuelo interno, en el cual vuelve a la mente el “que tal si quiere volver a verme, que le digo si regresara a mi lado” o se hace presente el “hubiera”, sirve hasta cierto punto como consuelo ante la inevitable situación; la tristeza o depresión es una de las más complicadas, pues es cuando el llanto y los lamentos se apoderan de la persona afectada, pues en este momento, ya hay conciencia sobre la pérdida y es muy común pensar que jamás se volverá a  encontrar el amor; finalmente, después de la tormenta llega la calma de la aceptación, cuando se hace frente ante la situación, se dejan atrás los lamentos tomando las nuevas oportunidades que vienen en la vida.  

2. Reflexiona sobre los motivos que no te permiten olvidar a esa persona

Tal vez no era amor, sino la etapa del enamoramiento la que se terminó, quizá desde el principio dejó claro que no buscaba una relación seria y tenías la esperanza de que esa idea cambiara con el tiempo, aunque eso no ocurrió. Muchas parejas sufren porque extrañan la manera en la que se sienten al lado de alguien, por miedo a la soledad, sin embargo, ese vacío no se puede llenar con una persona, sino con autoayuda y aceptación. No te lastimes pensando que tu vida no vale la pena sin alguien a tu lado.  

3. ¿Por qué terminó la relación?

Reflexiona con calma qué fue lo que realmente ocurrió antes de que todo se fuera abajo, tal vez esa persona te idealizó y al final pudo darse cuenta de que realmente buscaba otra cosa. Quizá ninguno de los dos era feliz, pero estaban obsesionados con el contacto físico, por lo cual jamás se cultivó realmente una relación, pueden ser muchos factores, ahora es tu turno de analizarlos para aprender una importante lección y pregúntate ¿Qué estoy buscando realmente en una persona? 



4. ¿Realmente valía la pena seguir así? 

Cuando la tristeza invada tu rostro, respira profundamente y repite en tu cabeza ¿Realmente valía la pena seguir así? Muchas parejas quedan atrapadas en la rutina, la falta de compromiso, los engaños y se hartan con el paso del tiempo. Cuando se ha llegado a este punto, lo mejor es terminar por el bienestar de ambos, así que quizá, no valía la pena seguir así. 

Una vez que tomes en cuenta todo esto, notarás que realmente no estabas con la persona indicada, pues para que una relación funcione además de haber química, deseo, caricias y romance hay otras cuestiones más profundas que solamente se pueden alcanzar con la madurez del amor, como la empatía, la comprensión, apoyo, confianza y lealtad. Sin embargo es completamente lógico que el sufrimiento se haga presente cuando se tiene el “corazón roto” como se dice popularmente, ya que queda en la mente un vacío emocional que es difícil de superar. 

Para comenzar a ver la vida de otra manera, debes concentrarte en todo lo bueno que existe a tu alrededor, hay un mundo allá afuera que está esperando a ser conquistado, no te paralices ante las situaciones del pasado que se encuentran fuera de tu control; analiza las cosas que puedes mejorar, pues si algo queda después de una relación es un mayor aprendizaje de uno mismo, pues conocemos más nuestros límites, debilidades pero también las fortalezas y todo aquello que nos hace valiosos. 

Finalmente, me gustaría darte algunos consejos para distraer tu mente y comenzar a enfocarte nuevamente en ti y tu felicidad, porque la alegría y plenitud, no debe estar al lado de alguien más, sino en uno mismo. 

1. Llorar es válido

Es un error pensar que el llanto significa debilidad, derramar unas cuantas lágrimas es bueno para desahogar todas esas emociones negativas que se acumulan en la mente; verás que al paso de los días, las ganas de llorar irán desapareciendo y lograrás nuevamente recuperar tus ganas de salir adelante. 

2. No busques culpables

No se trata de ver quien tuvo la culpa, lo que se pudo haber hecho o que se debió evitar para que las cosas salieran bien, en este punto, lo importante es simplemente dejar ir los pensamientos negativos y apreciar la experiencia, tal vez fue dolorosa y hasta cierto punto tormentosa pero has aprendido algo nuevo. 

3. Déjate ayudar sin sentirte una carga

No te aisles, permíteles a tus amigos y familiares acercarse a ti, tal vez no te puedan decir que hacer, pero el hecho de sentir su compañía, hará una gran diferencia en tu estado de ánimo. Entiende que no estás solo y que las cosas no son tan difíciles como tú piensas, cuando tienes a alguien apoyándote.  

4. Concéntrate en tus metas personales

Por lo general cuando nos encontramos metidos de lleno en una relación vamos dejando de lado nuestros propios objetivos, gustos, metas, entre otras cosas; es hora de concentrarte de nuevo en esto, mantener la mente ocupada y enfocada en nuestro porvenir, nos permite sanar las heridas más rápido. 

5. Siéntete bien por fuera y lo harás por dentro

Elige actividades que ayuden a tu cuerpo, haz ejercicio, practica algún deporte o medita al aire libre, sentirte bien físicamente se reflejará en tu interior y así tu humor cambiará para bien, pronto recuperarás tu confianza y estarás cada vez más cerca de sanar ese corazón roto. 

6. Valora el amor de tus verdaderos amigos y familia

No debes declarar que nadie te ama ¿Te imaginas como se pondrían todos aquellos que siempre han estado a tu lado? Debes aprender a valorar el verdadero sentido del amor, no te decepciones, el amor romántico no es el único que existe, pues la familia, los amigos y todos aquellos que te rodean, son seres llenos de luz que te apoyan y quieren verte feliz.

7. Espera un tiempo antes de saltar a otra relación

Como un último consejo, debo decir que antes de adentrarse nuevamente a una relación, se debe superar por completo la ruptura anterior, ya que no es saludable forzar nuevos sentimientos; esa frase de que “un clavo saca a otro clavo” es completamente falsa, pues con el romance de nuevo a flor de piel, pueden llegar involuntariamente recuerdos del amor anterior y dañar el proceso de recuperación. 

Ten en cuenta que todo llega a su debido tiempo, no tengas miedo a empezar algo nuevo, pero asegúrate de estar completamente sanado para darle una nueva oportunidad al amor.

Recomendados
Recomendados