16 animales que son Zombies. El #16 se mete a tu cerebro y te controla


Todos conocemos a los zombies, esos seres que alguna vez fueron humanos y al morir, “algo” tomó el control de su cerebro, provocando que arrasaran con todo a su paso, particularmente humanos vivos para devorarlos.


¿Te imaginas que todo eso ocurriera en la vida real? Pues lamentamos informarte que sí, es realidad en el reino animal y hoy te compartiremos 16 de esos casos que te pondrán la piel chinita, se dice que es cuestión de tiempo para que la masacre llegue a la raza humana…

1.- El pez lengua de zombie 


Es el caso de un parásito que convierte la lengua de su presa en su hogar y la reemplaza, así, se alimenta de la sangre de su presa. No sabemos si esto nos causa miedo, asco o las dos cosas ¿qué opinas? 

2.- El mata mariquitas



Simplemente deposita sus huevos en el estómago de su presa, así las larvas se alimentan de las entrañas de la inocente mariquita hasta que la matan.

3.- Araña




¿Has visto esta araña en tu casa o jardín? Cuidado. Ella deposita sus huevos en su insecto víctima para que se alimenten de él…al mero estilo de “The Walking Dead”. 

4.- El toxoplasma



Es una especie de parásito que afecta el cerebro de los seres vivos, ocasionando locura y agresividad. Mientras la víctima se vuelve loca e incontrolable, el parásito devora su corteza cerebral.

5.- El hongo “ophiocordyceps”



Además de infectar el cerebro de su presa, se alimenta de toda su sangre hasta que no queda ni una gota, cuando eso ocurre es momento de que busque a otra víctima. 

6.- El gusano come-camarones



Así como lo lees. Una vez que afecta al pobre camarón, altera la química de su cerebro de manera que termina controlando todos los movimientos del camarón. ¡Lástima de camarón poseído! Hubiera sido muy buen ceviche. 

7.- La avispa que come cucarachas



Suena asqueroso y es sumamente horrible. La avispa coloca sus larvas en la cabeza de la cucaracha. Cuando las crías crecen, rompen la cabeza de la cucaracha y se la comen. 

8.- Las borealis apocephalus



Esta deposita sus crías en el abdomen de las abejas. Ya que las crías están por nacer, provocan que el abdomen de la abeja se inflame al grado de explotarlo, una vez que esto ocurre se la comen. 

9.- Parásito de grillos



Casual, esta cosa se mete al cuerpo del grillo y toma control de su cerebro, cuando llega el momento de reproducirse, hace que el grillo salte al agua para dar nueva vida, un momento de silencio por todos los grillos que han muerto.

10.- Parásito de cangrejos



Simplemente nos referimos a un parásito que vive en el torrente sanguíneo de los cangrejos, poco a poco se abre paso hasta llegar al cerebro. Después, el cangrejo muere pero el parásito se queda con su cuerpo…¿cuántos cangrejos poseídos habremos visto en la playa? 

11.- La larva “paradoxum leucochloridium”



Su objetivo es el cerebro de las aves, pero para llegar a él, primero invade a los caracoles por medio de sus tentáculos, así, toma control de ellos y los convierte en carnada, los pájaros los ven, se lo comen y ¡sorpresa! Caen redonditos en la trampa de la larva.

12.- El malvado “baculovirus”



Este ser es fuente de lo que conocemos como “herpes”. Si llega a tener contacto con la piel, es un contagio asegurado. 

13.- El pájaro carbonero



Es un ave hermosa…que se alimenta de cerebros de otras aves. 

14.- El netamorfo



Este se apodera de los cuerpos de los saltamontes. Sencillamente crece en ellos y hace que sigan con vida hasta que el parásito toma control total del cuerpo del pobre insecto. Cuando se enfada, hace que el saltamontes se ahogue y cambia de presa.

15.- El tardígrado



Es una especie súper rara, la única capaz de vivir en el espacio, agua o aire, a esto le sumamos que vive varios siglos, así espera el prototipo e vida más cercano y lo contamina con su toxicidad.

16.- Larvas de cerebros humanos



Suelen reproducirse en lugares muy húmedos. Después, ingresan al cuerpo humano por los ojos y se abren paso hasta llegar al cerebro. A medida que crecen van apoderándose de las glándulas en nuestro cuerpo, también modifican el carácter de su presa porque se alimentan de la bilis presente en el torrente sanguíneo.

¿Ves como la ficción no está tan alejada de la realidad? Definitivamente andaremos con mucho cuidado para que nada de estos parásitos se nos acerque y nos prepararemos para el apocalipsis zombie. 
Recomendados
Recomendados