Quedó huérfano al nacer y perdió la vista. 17 años después cambió al mundo


La historia de H.K. Derryberry era una tragedia por completo. Cuando su madre estaba embarazada de él de 6 meses, sufrió un accidente. El padre de H.K. había perdido el control del auto y ambos llegaron de emergencia al hospital, horas después su madre murió por un traumatismo cerebral y H.K luchaba por vivir a pesar de no haber completado su gestación y estar ciego. Un derrame cerebral afectó más su desarrollo y aunque todos pensaron que moriría, su vida se convertiría en un milagro años después.


Cuando tenía cinco años, su padre lo abandonó y no volvió a saber de él hasta una década después. H.K . ahora dependía de su abuela, quien a pesar de lo cansado que era, decidió hacer lo posible por darle una vida digna. Desde los 3 años había ingresado a una escuela para ciegos, solo uno de sus brazos funcionaba adecuadamente pero ese bastó para que aprendiera braille a una corta edad. 




La abuela trabajaba en un restaurant de comida rápida y como no tenía recursos para que cuidaran a H.K. diariamente lo llevaba al trabajo, ahí él la esperaba hasta que terminara la jornada, justo en ese lugar es donde conoció al hombre que cambiaría su vida. 


Cuando H.K. tenía 9 años, Jim Bradford de 56 años llegó al restaurant y le pareció curioso ver al niño solo en una de las mesas, preguntó al personal por él y conoció su historia. Algo se movió en el corazón de Jim y decidió acercarse al niño para platicar, esa conversación era el principio de algo increíble.

Jim estaba solo, su esposa había muerto y sus dos hijas ya eran adultas, cada una de ellas con su propia familia, así que Jim se convirtió en el mejor amigo de H.K., lo llevaba de excursión, a hacer las compras, a lavar el auto, hasta compartían malteadas de chocolate, eran inseparables, no tenían  nadie más. 




Cuando H.K. cumplió 22 años, Jim descubrió algo impresionante, su joven amigo podía recordar todos los detalles de su vida. Acudieron al médico y se confirmó que el joven tenía una memoria prodigiosa, padecía de “hipertimesia”, una condición que permite a una persona recordar cada detalle de su existencia y que solo 5 personas más lo tienen en todo el mundo. Los médicos creen que estudiar la mente de H.K. podría ser clave para encontrar la cura de enfermedades de la memoria como el Alzhéimer. 


H.K. terminó la preparatoria, y su amistad con Jim lo llevó a lugares impresionantes, pues ambos decidieron compartir su historia y han inspirado a más de 25 mil personas con su testimonio. 


Para H.K. cada día es la oportunidad de transformar la vida de alguien con su historia y se niega a que sus discapacidades le impidan llevar una vida feliz y plena. Jim decidió relatar la historia de ambos en un libro titulado “El despertar de H.K. Derryberry : Mi peculiar amistad con el chico que lo recuerda todo”. Ambos saben que sin esa amistad su vida sería distinta y H.K. insiste en que la diferencia fue que su abuela y Jim no lo abandonaron ¿ no te parece un milagro?

Recomendados
Recomendados