NASA reveló evidencia sobre el final de la humanidad. Nos queda poco tiempo…


Han pasado más de 65 millones de años desde que los dinosaurios desaparecieron de la faz de la Tierra y no por eso dejan de sorprendernos, más cuando encontramos nuevas investigaciones como la que estamos por compartirte en esta ocasión, una serie de hallazgos que se encontraron en Chicxulub, el lugar donde cayó el meteorito que los exterminó a unos cuantos kilómetros de la península de Yucatán en México. 


Las investigaciones apuntan a que ese meteorito se estrelló en nuestro planeta con una energía equivalente a 100 millones de bombas atómicas, dejando una marca de 160 kilómetros de ancho, hoy le conocemos como el “cráter de Chicxulub”.





Sean P.S. Gulick y Joanna Morgan, son un par de geofísicos que encabezaron el equipo de investigación que perforó el cráter de Chicxulub, donde se encontró un anillo de picos, es decir, una serie de elevaciones circulares. Fuera de ese anillo, las figuras de ese tipo más cercanas se encuentran en la luna. 



Su investigación y el anillo de picos, demostraron que este tipo de impactos puede hacer que materiales enterrados en las profundidades de la corteza del planeta lleguen a zonas cercanas a la superficie. Esta alteración, da pie a nuevas formas de vida, de manera que en pocas palabras, este estudio demostró que el impacto y el exterminio de los dinosaurios dieron pie a la vida que conocemos hoy en día. Si alguno de esos fenómenos no se hubiera dado, todo sería diferente. Lo escalofriante del asunto es que según los recientes estudios de la NASA, la tierra está pasando por una etapa de "turbulencia espacial", por lo que en un lapso de 20 años, la humanidad podría enfrentarse a la terrible amenaza de un nuevo y mortal meteorito; sin embargo, los científicos no pueden dar fecha exacta, pero se está estudiando el camino de los posibles meteoritos que podrían golpear con nuestro planeta en los próximos años. 



Por otro lado, la investigación se publicó en la revista “Science” (Ciencia) y fundamenta el “modelo teórico de colapso dinámico” que apunta a que el meteorito tuvo un impacto tan fuerte que movió las rocas que estaban en las profundidades de la corteza terrestre, las disparó y luego las hizo colapsar hacia abajo, lo que originó el anillo de picos. Con esta teoría también se pueden explicar cráteres similares en los planetas de Mercurio, Venus y satélites como la Luna. Esto también sugiere al igual que en nuestro planeta, la presencia de meteoritos en los demás planetas podría significar muchas probabilidades de que sí exista la vida extraterrestre. 

El equipo investigador trabajó varios meses sobre el Golfo de México para poder hacer las perforaciones. Pasaron varios metros de agua, después los sedimentos de roca caliza y finalmente llegaron a una capa de granito, algo que no esperaban pues ese material suele estar muchos metros más abajo en la corteza terrestre. Lo que siguen investigando es por qué ese granito es más ligero y débil que el tradicional.

Recomendados
Recomendados