Fue adoptada a los 3 meses, 10 años después una foto que le cambia la vida


Para muchos es difícil pensar en el destino, pero después de conocer historias como la que te presentamos a continuación, no tendrás dudas sobre los planes del universo, porque situaciones tan increíbles como estas no podrían ser solo casualidad. Todo empezó cuando Jennifer Doering y su esposo, ambos originarios de Wisconsin, decidieron que era tiempo de hacer crecer su familia, sin embargo solo tenían varones y siempre habían querido una niña, así que después de pensarlo optaron por adoptar una bebé  de origen chino, a quien llamaron Audrey. Después de 10 años de vivir con sus padres adoptivos, la pequeña pidió un regalo navideño muy especial, lo único que deseaba era una hermana, entonces al investigar más sobre el origen de su hija, llegó a ellos una impactante fotografía.



Para tal investigación, los padres de Audrey contactaron a una organización especializada en este tipo de casos, durante el proceso el orfanato en el que había estado su pequeña, les envió una fotografía que tenían guardada en su archivo desde entonces, pero cuando ellos vieron la foto quedaron impactados, ni siquiera se habían imaginado una situación así, en la imagen a un lado de su pequeña había otra niña exactamente igual  ¡Audrey tenía una hermana! 




Entonces decidieron seguir investigando al respecto sin decirle nada a su hija, pues la noticia era muy grande y no quería decepcionarla sin tener más información. 

Una pista que les fue de mucha ayuda fue el nombre de las pequeñas, pues el de Audrey era Gui y el de su hermana era Mei, al juntarlos estos forman la palabra “rosa”, lo cual es una costumbre para los gemelos en su país de origen, así que era evidente que además de ser hermanas, también eran mellizas.  


Como forma de encontrar a la hermana de su pequeña, los padres de Audrey publicaron su fotografía en varias páginas de Facebook para padres de niños adoptados en China, y aunque conocieron muchas personas que ofrecieron su ayuda, no encontraron ninguna pista.

Como último recurso, decidieron comunicarse con la página web de la Dra. Olsen, especialista en enfermedades congénitas entre niños de origen chino, esto debido a que Audrey había tenido problemas cardiacos relacionados con el tema, así que si ella tenía una gemela y estaba en Estados Unidos, era muy probable que hubiera sufrido los mismos problemas de salud. 

Después de esperar por semanas, finalmente recibieron respuesta, los padres estaban ansiosos y preocupados pues esta era su última esperanza, entonces al abrir el mensaje recibieron una respuesta increíble, un “sí” los dejó fríos, la doctora confirmó que había tratado a una pequeña llamada Mei, con la misma edad y fecha de nacimiento que Audrey.


Y lo mejor es que pudieron conocer su nombre actual, Gracie Rainsberry, así que después de buscar en las redes sociales por unos días, finalmente encontraron su fotografía, era increíble, era todo un clon de su pequeña.


Una vez que habían confirmado sus sospechas, decidieron contactar a la familia y explicarles la situación, los padres de Gracie quedaron muy impactados pero felices con la noticia, así que decidieron realizar una reunión por video, finalmente Audrey tendría su regalo de navidad tan esperado, una hermana y no solo eso, una melliza. Al conocerse, las pequeñas encontraron que son mucho más parecidas de lo que pensaban, pues ambas son buenas en los deportes, aman a los animales y les gustan las matemáticas, además sus gestos son muy parecidos y son sobrevivientes de su condición cardiaca. 


Finalmente las pequeñas tuvieron la oportunidad de conocerse gracias a un programa de televisión.


El momento fue emotivo.



Aunque viven en extremos opuestos del país, mantienen una relación cercana gracias a Internet y a las redes sociales, además sus familias planean que se vean tanto como sea posible, hermoso ¿No lo crees?

Recomendados
Recomendados